Miércoles, 18 Enero 2017

  • ARROZ DIANA.jpg
César Picón

César Picón

Ingeniero industrial con altos estudios en Gerencia política y gobierno, Magíster en Gerencia del Desarrollo. Ex secretario general del Partido Liberal. Columnista de opinión.
A quienes hablan hoy de impulsar una revocatoria del Alcalde de Ibagué hay que recordarles varias cosas:

1. Ninguno de quienes hoy fungen como desinteresados defensores de lo público y hasta dueños de la moral se pronunció de manera contundente ante el peor desfalco de recursos públicos de la ciudad: los juegos nacionales. Nadie instauro denuncias ante los organismos de control ni mucho menos promovieron una revocatoria.

2. Todos ellos criticaban la realización de la Consulta Popular Minera, utilizando el argumento de los altos costos para la ciudad. Parece que cambiaron de opinión, ahora quieren promover un mecanismo mucho más costoso y desgastante.

3. En sus propias narices han firmado convenios a dedo en la Gobernación, como el de la alimentación escolar, pero parece que eso no importa o no les parece grave, no miden con el mismo rasero.

4. En el primer año de gobierno de Jaramillo se logró recuperar el IBAL, desempantanar el acueducto complementario, asegurar la implementación de la jornada escolar única, abrir nuevos puestos de salud, incluir a Ibagué en el programa Ciudades Sostenibles del BID, pavimentar vías, avanzar en el plan de movilidad y sistema estratégico de transporte público, entre otros; pero para los opositores todo anda mal, en lugar de ayudar con propuestas o promover un debate propositivo, prefieren transmitir mensajes mezquinos y malintencionados.

La ciudad y su Gobierno si necesitan de la fiscalización ciudadana, pero alimentar intereses particulares aparentando algo que nunca han sido es, por decir lo menos, una vergüenza.
 
Cesar Picón
Twitter: @cesarpicon
Son ampliamente conocidas las profundas diferencias que existen entre el Alcalde de Ibague y el Gobernador del Tolima. Aunque la ciudadania coincide en que ello no debe ser pretexto para que ambas administraciones trabajen por la Capital Musical y logren consolidar proyectos de alto impacto en beneficio de los ibaguereños, hasta el momento esto no ha sido posible.

No obstante, antes que acabara el 2016, Guillermo Alfonso Jaramillo alzó la bandera blanca e invito al Gobernador a ejecutar un plan de accion conjunto en el que ambas administraciones comprometan recursos que puedan ser ejecutados por instituciones como el Ejercito o Findeter.

La propuesta es sencilla: ambos se meten “la mano al dril” y una entidad que garantice transparencia y eficiencia desarrolla las obras en el menor tiempo posible y con la mayor calidad. Al fin y al cabo esas son las caracteristicas que la ciudadania espera de las obras que se ejecuten en la ciudad.

La malla vial esta deteriorada, existen varias intersecciones viales por construir, se necesitan mas aulas educativas, puestos de salud, salones comunales y mejoramiento de redes de acueducto y alcantarillado, entre otros. Seguramente una respuesta positiva por parte de la Gobernacion, permitirá solucionar buena parte de los multiples problemas que tiene nuestra ciudad y, sobre todo, en un tiempo razonable.

Como el Gobernador ha manifestado en multiples ocasiones su interes de invertir en Ibague, todos debemos esperar una pronta y coherente respuesta de su parte, asi pasaria del dicho al hecho y, de paso, lograria cumplir algunas de las muchas promesas que hizo a los ibaguereños en epoca de campaña.
 
Cesar Picon
Twitter: @cesarpicon
Además de alistar el pavo y los tamales, prepárese con todo lo necesario para no pasar por alto los efectivos agüeros de fin de año:
 
-Salga con la maleta en la mano a dar varias vueltas a la manzana a ver si le sale un viajecito para el próximo año, el Contralor Municipal lo hizo el pasado diciembre y parece que funcionó.

-El primero de enero sumérjase en un rio, así podrá encontrar rápidamente el amor de su vida; Emmanuel Arango, Tania Sierra y otros queridos personajes ibaguereños lo hicieron el año pasado y lograron contraer nupcias con el amor de sus vidas. Al único que no le ha funcionado es al Renegado, y eso que ofrece excelentes condiciones.

-No se olvide del sahumerio, ese sí que es bueno para purificar el ambiente, sobre todo después de tanta camorra por cuenta del Plebiscito por la Paz.

-Échese un poco de lentejas, maíz y arroz al bolsillo para que atraiga la prosperidad, eso sí, muy poquito, recuerde que a partir del primero la comida se pondrá más cara por cuenta de la Reforma Tributaria.

-Póngase calzoncillos amarillos para que lleguen las buenas energías, recomendado para uno que otro parroquiano que solo se dedica a criticar lo que otros hacen.

-Cómase las uvas al son de las 12 campanadas, 6 rojas y 6 verdes, que al menos uno de sus deseos sea para beneficio de nuestra bella ciudad musical.

-Por supuesto, sintonice La Cariñosa para hacer el conteo del año nuevo y parrandear después de las 12, se espera la sintonía de los 500 mil jefes, vamos a contarlos uno por uno. 
 
Cesar Picón
Twitter @cesarpicon
En esta época de reflexión y antes que me coja la noche buena, quiero compartir con ustedes algunos de mis deseos de navidad:

1. Que el Gobernador le baje al orgullo y acepte unir esfuerzos con el Alcalde para pavimentar las calles de la ciudad. Que en este tiempo de paz y armonía no solo se medite en quienes serán los candidatos a las próximas elecciones, también en cómo ayudar a resolver las tantas necesidades de los ibaguereños.

2. Que en la Cámara de Comercio dediquen más tiempo al cumplimiento de su misión porque este año pareció que invirtieron más esfuerzos en participar de debates políticos. Está bien que se defienda al empresariado, pero también se debe pensar en cómo éste puede ayudar a financiar el desarrollo de Ibagué.

3. Que se reverse la medida de pico y placa todo el día. Es clara la necesidad de establecer la restricción en toda la ciudad, pero hasta en Bogotá se permite la circulación de todos los vehículos en horas valle, ese puede ser un buen referente.

4. Que los uribistas cesen los ataques contra el proceso de paz y se unan a la búsqueda de la reconciliación entre los colombianos. Que se hagan el propósito de no engañar al pueblo el año que viene. Un consejo: que no vuelvan a nombrar gerentes de campaña “borrachines”, ellos dicen siempre la verdad y los pueden hacen quedar mal.

5. Que se suspenda definitivamente el proyecto minero “La Colosa”. Ya son suficientes las manifestaciones de rechazo de las comunidades del Tolima, aceptamos el incienso y la mirra, pero de ninguna manera el oro de Anglo Gold Ashanti.

Se me quedan muchos por mencionar, ya abra tiempo para eso, por ahora les deseo la mejor de las navidades.
 
Cesar picón
Twitter: @cesarpicon
Los miedos que lograron infundir los opositores del proceso de paz se han empezado a extinguir. Bien dicen que primero cae un mentiroso que un cojo y eso es lo que está pasando con quienes a punta de engaños lograron que una ligera mayoría saliera a votar “emberracada” para que ganara el No en el Plebiscito.

Ahora a nadie le cabe en la cabeza que un Presidente que estuviera entregando el país a la guerrilla fuera reconocido con un premio Nobel de Paz y exaltado por toda la comunidad internacional por sus esfuerzos para terminar el conflicto armado. Si fuera un “dictador”, como lo afirmó su acérrimo opositor, seguramente su autoridad estaría en discusión al interior del país y de ninguna manera sería bien recibido en la Santa Sede, el Palacio de Buckingham o la Casa Blanca; definitivamente el Presidente no representa ningún riesgo para la democracia, más bien encarna el deseo de alcanzar la paz que nos ha sido tan esquiva.   

Tampoco deja dudas sobre la necesidad de resolver el conflicto por la vía negociada el hecho que la guardiana de nuestra Carta Magna, la Honorable Corte Constitucional, haya decidido aprobar el “fast track”, un camino expedito para que los proyectos de Ley que se requieren para la implementación de los acuerdos sean tramitados rápidamente en el Congreso de la Republica y así se eviten los riesgos que implica el no cumplimiento de lo pactado.

La guerrilla ya se está concentrando y pronto empezará la dejación de las armas. Los secuestros y extorsiones cesarán y los niños combatientes volverán a sus hogares. No habrá más minas sembradas ni cilindros bomba. Ya todo avanza como debe, la paz de los colombianos no tiene reversa.
 
Cesar Picón
Twitter:  @cesarpicon
El Alcalde de Cajamarca parece querer aceptar la explotación minera de La Colosa, según él, porque ello le puede representar los recursos económicos necesarios para cumplir con su Plan de Desarrollo. Según un portal web local, dijo que “todos los alcaldes han trabajado con AngloGold Ashanti… y todos los que vengan tendrán que trabajar con la empresa, o es que no le van a cobrar impuestos, o si no con que hacemos las obras, con que cumplimos si no tenemos plata”.

Pero hay malas noticias para el Alcalde de la despensa agrícola: los anhelados recursos que espera recibir no van a llegar. Si está esperando las regalías, debe saber que estas se liquidan solo en fase de explotación, por ahora La Colosa está en exploración y habría que esperar al menos hasta el año 2022 para que hubiera lugar a algún recurso por este rubro. Seguramente en ese tiempo el ya no será Alcalde y su Plan de Desarrollo será historia.

Pero su desconocimiento es aún mayor. Si está contando con el impuesto de Industria y Comercio tal vez no sepa que el artículo 231 del Código Minero prohíbe gravar con impuestos departamentales y municipales las actividades de exploración y explotación mineras, por lo que el municipio nunca recibirá por ese tributo recursos de AngloGold Ashanti.

Además, todos los demás impuestos que pudiera pagar ese proyecto van a parar al fisco nacional, en donde ya se sabe que se transfieren de manera inequitativa y que terminan beneficiando los territorios más prósperos, no las pequeñas poblaciones productoras que se quedan con todos los problemas sociales y ambientales.

No queda más que esperar una victoria contundente del NO en la Consulta Popular de ese municipio, porque ya está claro que su Alcalde está viviendo de fantasías.
 
César Picón
Twitter @cesarpicon
El extractivismo ha venido avanzando “sin dios ni ley” en el territorio colombiano. Los proyectos minero-energéticos han logrado en poco tiempo desviar ríos, secar humedales, moler montañas, colapsar ecosistemas estratégicos y, particularmente, empobrecer las comunidades de esos territorios que sufren lo que se conoce como la “maldición de los recursos naturales”.

Hasta ahora todo ha favorecido esa supremacía minera: multinacionales que compran la legalidad y legitimidad de sus proyectos, instituciones nacionales y gobiernos locales corruptos, y comunidades que poco hacían valer sus derechos.

Pero todo eso está cambiando. Cada vez el cerco se está cerrando para quienes venían acostumbrados a pelechar de la dictadura minera que desde el mismo gobierno nacional se había impuesto en nuestro país. Ya las comunidades despertaron del letargo y se decidieron a hacer respetar sus territorios frente al abuso de las mineras. Los gobiernos pro mineros están siendo neutralizados por la acción oportuna y eficaz de sus ciudadanos. Los instrumentos que otorga la ley están siendo cada vez mejor usados por las comunidades para democratizar las decisiones que pueden afectar su futuro. La gente ya no está vendiendo su conciencia por dadivas disfrazadas en proyectos sociales, porque saben que a la larga esos supuestos beneficios solo traerán problemas.

En Cajamarca lo vimos, a pesar que su Alcalde trató por todos los medios de entorpecer la convocatoria de la Consulta Popular minera, esta vez le tocó enfrentarse a un pueblo que está decidido a llegar hasta el final para impedir que La Colosa se vuelva una realidad.

Son las comunidades las que deben decidir el modelo de desarrollo que prefieren, poco a poco vamos recuperando ese derecho, a eso deben irse acostumbrando los que dicen que en nada les afectan las consultas populares.
 
 
Cesar Picon
En twitter @cesarpicon
Hoy amanecimos con dos colombianos menos, murieron ayer en el Sur de Bolívar por culpa del rugir de los fusiles, esos que muchos quisimos callar el pasado 2 de octubre. Guerrilleros de las Farc, tal vez sí, igual son colombianos, seguramente hijos de humildes campesinos que a esta hora deben estar padeciendo el peor de los sufrimientos, tan doloroso como el que han tenido que vivir los padres, hijos y esposas de los más de 200 mil muertos que ha dejado esta absurda guerra.

Pero más absurdo aun es que una parte del país se siga creyendo el cuento de que con el proceso de paz le estamos entregando el país a las Farc. No se dan cuenta que sin la puesta en marcha de los acuerdos nos estamos entregando nuevamente a la barbarie, estamos facilitando el camino para que la violencia recrudezca en los campos y ciudades de Colombia, lo peor, habiendo tenido la paz en nuestras manos. Ayer fueron dos guerrilleros, pero mañana pueden ser muchos soldados, policías o civiles que caigan víctimas de las balas. Se ha quebrantado el cese al fuego bilateral, el tesoro más grande que habíamos encontrado desde que Gobierno y Farc están sentados en la mesa de diálogos.

Mientras tanto, los embelecos de algunos líderes de la oposición siguen sembrando dudas y odios en la opinión pública, todo para evitar que el proceso de paz por fin pueda ser una realidad. Ojalá lo de ayer no se convierta en el florero de Llorente que detone en una crisis profunda del proceso de paz. Es la hora de la sensatez, a pesar que los promotores del No sigan estando inconformes y poniendo peros por todo, hay que refrendar los acuerdos y ponerlos en marcha.
 
 
Cesar Picón
Twitter: @cesarpicon
  1. Más Leídas
  2. Últimas
  3. Destacadas
  • cortolima.jpeg