Martes, 17 Enero 2017

  • ARROZ DIANA.jpg

¿Se estremecerá Ibagué?

¿Se estremecerá Ibagué? Archivo
Por: publicado en COLUMNISTAS Nov 29, 2016 Leído 377 veces

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • compartir en google+
Está  por verse si la confesión de  Wilmer Manchola Cano  servirá para que   los ibaguereños sepan quiénes, cómo y cuándo, dentro de la  administración de Luis H. Rodríguez, se apropiaron de los dineros públicos, destinados para la realización de los escenarios deportivos de los pasados juegos nacionales.

Esperar que la valiosa y certera información que supuestamente va a entregar  Manchola Cano, para obtener rebaja de pena a sus delitos,   sirva para estremecer y sacudir  a la ciudad  y de paso convertirla en una oportunidad para identificar plenamente a los responsables de la vergüenza nacional  en la que se convirtió el desfalco de esos recursos, que  supuestamente la mostrarían como  una ciudad de especial atractivo turístico , por estar dotada de modernos e imponentes escenarios para la práctica de diversos disciplinas deportivas.

Ojalá en este triste y vergonzoso  episodio  se conozca la verdad y  quede al descubierto la voraz ambición de los  corruptos que se camuflan  en la política, en el empresariado  y en los cargos públicos. Les llegó la hora, a esos que desde siempre han venido  desangrando al estado,  pero que en este caso, dadas las  las consecuencias  y la magnitud del daño a la ciudad entera y en particular a la  comunidad deportiva,  sus piruetas y maromas contractuales quedarán al descubierto, por lo que tendrán que responder ante la justicia.  Al menos esa es la expectativa.

Si esa confesión va a mover  en Ibagué los cimientos en todos los órdenes, quiere decir que sus gentes tienen la opción de un nuevo comienzo, dándose la oportunidad de explorar renovados  liderazgos y comenzar a reflexionar cómo será en un futuro su decisión democrática,   haciéndole  el quite a tanto “personajillo” deshonesto que  incursiona en la política y que se aprovecha de esa condición para  influenciar  en otros sectores de la economía, tal y como ocurrió con el proceso de contratación de los diseños y escenarios de los juegos nacionales.

En estas circunstancias cabe el  refrán: “no hay mal,  que por bien no venga”. El mal que  hicieron estos delincuentes    en términos deportivos, culturales y sociales, toma dimensión de  tragedia y con mayor preocupación, cuando se dice por parte de la actual administración, que podrán pasar dos años, antes de que Ibagué cuente  nuevamente con escenarios deportivos, con el agravante de no saber si se construirán  con base en los diseños originales,  porque los recursos con los que se cuenta, sólo alcanzará para construcciones normalitas, tal y como lo manifestó la Directora Nacional de Coldeportes, Clara Luz Roldán.

La consecuencia del estremecimiento también debe servir para declarar personas no gratas, a todos aquellos que participaron en ese entramado de corrupción,  porque la ciudad no les dará opción en ninguno de sus  escenarios y lo mejor es que cambien de domicilio, porque el daño que le ha  hecho a Ibagué, es una clara muestra de desamor, desapego y cero sentido de pertenencia.

Punto Final.- Con astucia y pensamiento maquiavélico, el que pondrá a temblar al Tolima será  el abogado Orlando Arciniegas Lagos, quien  en su negociación con la Fiscalía por el caso de los Juegos Nacionales y otros sonados casos de corrupción,  anunció que delatará a políticos, funcionarios y empresarios de todo el departamento. Es decir dará ñapa. Que susto.
 
Laura Inés Castro Cortes

Abogada y Contadora en ejercicio. Especialista Alta Gerencia Universidad de los Andes. Exgerente  Tolima 7 días y Ondas de Ibagué.
 

  1. Más Leídas
  2. Últimas
  3. Destacadas
  • cortolima.jpeg