Miércoles, 22 Febrero 2017

  • ARROZ DIANA.jpg
Luis Eduardo Chamorro

Luis Eduardo Chamorro

Exsecretario, experto y consultor en temas educativos.
Los hallazgos de investigaciones sobre los efectos e impactos de la calidad de los docentes sobre la calidad educativa en general, dicen que las características de la formación inicial y continua de los docentes tienen una alta influencia. De tal manera que, si se pretende mejorar la calidad de los aprendizajes de los estudiantes habrá que invertir e intervenir sobre los factores de la calidad de los docentes.
 
En el Tolima, debido a esta situación, cada vez que habla de calidad educativa se pone la mirada sobre lo que se está haciendo en la Facultad de Educación de la Universidad del Tolima dirigido a mejorar el desempeño disciplinar y pedagógico de los docentes  en su formación previa y en los egresados.
 
“El promedio anual de Licenciados en Educación graduados en la Universidad del Tolima entre el año 2001 y el 2009 es de 613 profesionales de la educación, cifra que incluye los egresados del IDEAD pertenecientes a otros departamentos” dice el informe del Observatorio de la Educación de la UT, “Perfil del docente del Tolima” (Chamorro, 2011).  Es una cifra que da una idea del origen la formación inicial de los docentes del Tolima. Así de esta manera, no hay una sola institución educativa donde no hayan docentes egresados de la Facultad de Educación de la Universidad del Tolima.
 
¿Sigue existiendo interés en estudiar para ser docentes?, le preguntamos al decano de la Facultad de Educación, Andrés Felipe Velásquez,  donde se ofrecen 6 Licenciaturas en Educación con ese propósito.
 
“Hay bastante interés, la demanda es grande en todas las Licenciaturas, principalmente en  inglés que ha venido creciendo. Matemáticas se ha mantenido , por encima de los 30. Nosotros hemos tenido más o menos 1950 estudiantes por semestre, es la facultad más grande en la Universidad del Tolima, según el número de sus estudiantes. Tenemos 6 licenciaturas, la matrícula se a mantenido estable. En Educación Física   casi siempre se han presentado  450 aspirantes a la matrícula, inscritos . Este año bajó a 350 para 35 cupos.  La Licenciatura de Sociales es la de menor demanda, este semestre 35 estudiantes”, dice el decano.
 
LA MATRÍCULA EN LAS LICENCIATURAS EN EDUCACIÓN.
 
La crisis financiera que ha afectado el funcionamiento de la Universidad del Tolima, no ha tenido un impacto relevante en la Facultad de Educación que es la que ofrece formación de pregrado y posgrado para docentes. Porque la matrícula total de la Universidad del Tolima, en su semestre A, disminuyó en 2 mil 390 estudiantes entre el año 2015 y el 2016, (11 por ciento de disminución), al pasar de 21 mil 760 matriculados en el 2015 a 19 mil 362 en el 2016, en el semestre A.
 
Pero en la Facultad de Educación  ocurre un fenómeno contrario porque la matrícula de las Licenciaturas y los posgrados en educación, tienden a crecer en su población estudiantil. Así, por ejemplo, en el semestre A del año 2016 en curso, la matrícula llegó a la cifra de mil 848 estudiantes y pasó a ser de mil 918 en el segundo semestre de este año, en las 6 Licenciaturas. Igualmente, en los 5 posgrados, la matrícula del semestre A fue de 377 y pasó a ser de 380 en el semestre B que termina en diciembre.
 
Inglés y Educación Física, siguen siendo las Licenciaturas de mayor demanda en los pregrados. La Maestría en Educación en cuanto a los posgrados. “Esta es la facultad que más posgrados tiene en la Universidad. Pasamos de tener una maestría en el 2012 a tener 4 maestrías propias, la maestría en Educación, la de enseñanza del inglés, educación física y educación ambiental”, dice el decano.
 
LA ACREDITACIÓN DE ALTA CALIDAD.

 
Ahora, la acreditación de alta calidad de los programas de Licenciaturas en Educación es obligatoria y no voluntaria como la de los restantes. El plazo se acorta en la Facultad de Educación de la Universidad del Tolima que sólo ha logrado la acreditación del programa de Educación Física, Deportes y recreación;  tal requisito no es exigible para la Licenciatura de Ciencias Sociales y, en consecuencia, se espera la acreditación de alta calidad para 4  Licenciaturas de Educación, las de Educación básica con énfasis en Ciencias Naturales y Educación Ambiental , la de Inglés, Lengua Castellana y Matemáticas.  Ya se ha cumplido con los requisitos previos pero se está a la espera de los pares evaluadores del Consejo Nacional de Acreditación.
 
Está ocurriendo un fenómeno en cuanto a la alta calidad. Que sus requisitos han sido diseñados como para ser cumplidos por Universidades privadas que ya cuentan con la acreditación institucional de alta calidad y de esta manera se propicia un proceso de privatización en la oferta de las Licenciaturas. De ahí que ahora las Universidades Los Andes, Javeriana y otras ya tienen programas de Licenciaturas en Educación que no tenían antes. Porque de esta manera acceden a los recursos de “Ser Pilo Paga”, financiado por el Estado a costos que van por encima de lo que las universidades estatales cobran a sus estudiantes.
 
“Hay una preocupación grande en todas las Facultades de Educación  públicas porque la norma exige una cantidad de cosas  que las universidades  oficiales  no pueden cumplir tal como el numero de investigadores, la movilidad de estudiantes y otros requisitos. De una u otra manera se podría entender que de esa manera se propicia la privatización de la oferta de formación de educadores en ele país. ¿Cómo se explica que universidades que nunca han tenido facultad de educación ahora las tengan?
 
 Entonces es casi una exigencia absurda que pongan a la universidades públicas a cumplir  indicadores que no pueden cumplir”, dice el decano Velásquez.
 
 
 
INVERSIONES EN LABORATORIOS Y EQUIPOS
 
Lograr  la acreditación de alta calidad de los programas de Licenciaturas en Educación  en tiempos de crisis financiera como la que vive la Universidad del Tolima es mas o menos difícil. Porque se requieren inversiones en infraestructura-dotación, en el desarrollo de proyectos de investigación y en movilidad internacional de estudiantes y docentes. La Facultad de Educación ha desarrollado convenios con otras instituciones para vender servicios, ha diseñado y ejecutado diplomados para obtener recursos propios y adicionales pero ocurre que al llegar a la tesorería de la Universidad se transfieren para destinos distintos.
 
“Entran recursos al fondo de la facultad pero son recursos que realmente no manejamos. Eso es una especie de farsa. Tenemos 600 millones de pesos en la cuenta propia en este semana pero  se los llevaron para pagar la prima y nos dejaron en ceros. No nos llamaron por lo menos para decir este destino Los teníamos reservados  para comprar equipos, para revistas, etc”, es la queja del decano Velásquez.
 
Sin embargo, recientemente la Facultad ha hecho inversiones de 100 mil millones en un moderno laboratorio interactivo para prácticas de Ciencias Naturales; para el programa de Licenciatura en Educación Física se adquirieron implementos deportivos pero no se completó la inversión de  3 mil 600 millones que estaban destinados para la construcción de un polideportivo en La María. “En inglés estamos tramitando la compra de otro laboratorio, por 150 millones de pesos, igual en matemáticas. Estamos enfrentando las demandas de la acreditación que ha sido la disculpa para mejorar” .
 
EL DOCTORADO EN EDUCACIÓN PROPIO
 

Está en marcha el diseño de un doctorado en educación propio de la Universidad en Didáctica, Currículo n Física, Deportes y recreación; do en educacipara la construccila inversi de Ciencias Naaturales; diplomados con la intenciel sy educación Ambiental “Tiene la ventaja de que tendrá descuentos y será de bajo costo. En el compromiso social y ambiental de nuestro plan de desarrollo, estamos incidiendo con este doctorado, que será de alta calidad de bajo costo . Aquí tenemos doce profesores con formación doctoral de planta , además de los catedráticos. Unos 15 más de cátedra. La universidad ya tiene suficiente madurez  para tener un doctorado propio”, dice Velásquez.


 
 
Como hoy estamos de aniversario de Ibagué, digamos algunas cifras sobre cobertura de la educación preescolar en la capital tolimense.
 
Todos los ciudadanos debemos poner la mirada sobre cuanto ocurra con la educación preescolar porque tal nivel educativo es esencial para el progreso de los otros niveles educativos. Estudiantes que han cursado preescolar logran mejores resultados en las pruebas SABER de los grados siguientes, de otra parte, estudiantes que han cursado preescolar, logran mayor permanencia en el sistema escolar, es decir, desertan menos. Estos y otros motivos obligan a una mayor atención sobre este nivel educativo.
 
Comienzo por decir, que de acuerdo con cifras de matrícula suministradas por el SIMAT del Ministerio de Educación, con datos a 29 de febrero pasado cuando ya  debieran estar matriculados todos los estudiantes, la matrícula del nivel preescolar en Ibagué es inferior en 2.371 estudiantes con relación al año 2015 inmediatamente anterior. Si esa cifra corresponde a realidad, estamos ante un hecho grave de déficit de cobertura de preescolar en Ibagué.
 
El mayor déficit de cobertura se presenta en los grados de prejardín y jardín, precisamente los que no tienen garantizada la financiación permanente de la nación.
 
La matrícula de los grados de prejardín y jardín para niños de 3 y 4 años de edad, fue de 2.372 en el año 2015 , cifra que pasó a ser de 1.340 estudiantes matriculados en el presente año 2016, es decir, 1.032 estudiantes menos equivalentes a una disminución del 43.5%.  Es posible que haya problemas en el diligenciamiento de las estadísticas pero, de todas maneras son datos que deben prender la alarma roja.
 
En el grado de transición de preescolar, para infantes de 5 años de edad, que tiene financiación estable por parte de la nación y es uno de los grados obligatorios y exigibles para el ingreso a primero de primaria, la disminución de la matrícula fue de 1.339 estudiantes, lo cual es equivalente a un decrecimiento del 17.5% en la matrícula de este grado de preescolar. Ibagué tiene una tasa de cobertura bruta del 82.53% en este grado y está por debajo de la tasa nacional que es del 97.10%.
 
Con estos datos que pueden ser tomados como provisionales, a la Alcandía le va a quedar un poco difícil cumplir la meta de lograr una tasa neta en el grado de transición del 64.25 que aparece en el plan de desarrollo municipal.
 
Ana Milena Suache completó 10 años como docente de El Cedral, una de las 17 sedes o escuelas rurales de la Institución Educativa La Voz de la Tierra del municipio de Roncesvalles al sur del departamento. En el presente año comenzó con 7 estudiantes matriculados y a la fecha sólo asisten a clases  5 . Con cinco o menos estudiantes son  86 las escuelas rurales que funcionan en el departamento,  en lugares  apartados y de difícil acceso. “La profesora Ana Milena tiene garantizada su permanencia en la escuela, a pesar de su condición de ser docente de vinculación provisional. Se han realizado concursos para este cargo pero nadie se ha querido a ir a esta escuela. Yo, en dos años, apenas he ido una vez a visitarla”, dice el rector de La Voz de la Tierra, Alberto Antonio Vélez.
 
Ana Milena, desde Ibagué debe disponer de cinco horas en vehículo por la vía a San Antonio para llegar al sitio Pringamozal donde debe tomar un caballo que transitará dos horas más para ubicar   la escuela, uno de las mil 890 establecimientos educativos  rurales que operan en los 46 municipios no certificados, a cargo de la gobernación. Esta docente reside en las instalaciones de la escuela con su esposo y dos hijos, pero ni ellos ni los 5 estudiantes tienen servicio de energía eléctrica y  el agua llega allí a través de una manguera que se nutre del líquido en un arroyo vecino.
 
De acuerdo con información de la Secretaría Departamental de Educación, con menos de 5 estudiantes funcionan  86 escuelas rurales; otras 305 tienen entre 6 y 10 estudiantes y otras mil 503 más de once estudiantes. Son situaciones que ameritan intervenciones especiales que la Secretaría de Educación ha comenzado a diseñar e implementar, entre ellas el servicio de transporte y alimentación escolar para estudiantes de las zonas rurales.
 
Es pertinente decir que la administración o gestión del sistema escolar en los municipios no certificados del Tolima es una tarea compleja por la amplia red de 2 mil 223 establecimientos educativos que lo integran para la oferta educativa a los 174 mil 593 estudiantes matriculados en el año 2016, de los cuales 72 mil 31 ubicados en sedes o escuelas rurales. No hay otra organización estatal que tenga tal cobertura en veredas y barrios de los 46 municipios no certificados del Tolima.
 
La Secretaría de Educación Departamental está en la tarea de ejecutar programas educativos ya existentes con algunos cambios y programas y proyectos nuevos entre ellos el acompañamiento situado en 58 instituciones educativas rezagadas según los resultados de las pruebas SABER 11 del año 2015, ya se realiza en 42 instituciones y quedan faltando 16 que están en esta situación de calidad educativa desventajosa. Se ejecuta, igualmente, un programa de Educación para la paz en los 6 municipios del sur del Tolima.
 
La prestación del servicio educativo en los 46 municipios no certificados implica la ejecución de un presupuesto de gastos que llega a la cifra de 509 mil 430 millones de pesos hasta septiembre pasado. De esta cifra, 31 mil 117 millones provienen de recursos propios, 35 mil 37 millones están presupuestados para el Instituto de Cultura y para inversión en deportes; 447 mil 63 millones corresponden a transferencias nacionales del Sistema General de Transferencias y 32 mil 330 millones del sistema de regalías.
 
LA  JORNADA ÚNICA
 
Se espera que la jornada única, programa prioritario del gobierno nacional, alcance una cobertura de 83 sedes y 43 instituciones educativas  de las 338 en que se han organizados los establecimientos educativos. “Por ahora, la jornada única se encuentra en desarrollo en 18 sedes de 11 instituciones educativas de 8 municipios, atendidas por docentes vinculados por horas extras; se garantiza complemento alimentario  y almuerzo a 4 mil 905 estudiantes”, dice el Secretario de Educación Departamental Jairo Alberto Cardona Bonilla.
 
Se espera que la cobertura de la jornada única se extienda  a 65 sedes e instituciones educativas adicionales al entrar en ejecución las convocatorias tercera y cuarta hecha por el Ministerio de Educación. “Para llegar a esta cobertura se requieren 63 docentes y 2 mil 570 horas extras. Lo que hemos hecho es avanzar en jornada única en instituciones que no requieren mayores inversiones para su implementación”.   
 
EL ACOMPAÑAMIENTO SITUADO.
 
Con el apoyo de los supervisores y directores de núcleos educativos, según la versión que dan para El Nuevo Día, el secretario de educación Cardona y el exsecretario  de este despacho, Enrique Váquiro, ahora supervisor de educación, ha entrado en marcha un programa de “Acompañamiento Situado” a aquellas instituciones educativas  clasificadas en el nivel desempeño más bajo según los resultados de las pruebas SABER 11 del año 2015. Son 58 instituciones educativas y ya comenzó en 42 de ellas.
 
“Llegué  a la Secretaría de Educación y encontré un diagnóstico elaborado por el equipo de inspección y vigilancia,  donde encontramos un número importante de sedes  que estaban en el nivel D según las pruebas SABER 11. Eran instituciones que arrojaban resultados negativos en cuanto  a calidad, identificamos 10 municipios con estas características sobre las cuales tomamos la decisión de hacer un acompañamiento en sitio para estimular y fortalecer el mejoramiento de esta situación.   Replicamos el modelo del programa Todos A Aprender donde  se hace un acompañamiento persona a persona. Estamos en un momento de pilotaje y esperamos que el año entrante se vean los resultados”, Dice Cardona Bonilla.
 
 
 
 
 
EDUCACIÓN PARA LA PAZ.
 
En la fase que se conoce como del posconflicto, la Secretaría de Educación ha iniciado el programa Educación para la Paz. “Logramos que el sur del Tolima fuera seleccionado por el Ministerio de Educación como una zona de intervención para este programa . Va dirigido a instaurar institucionalidad y legalidad en cada uno de estos municipios. Se trabaja en dos frentes, uno a cargo de la Universidad de Ibagué  para 8 municipios, bajo la coordinación de Francisco Parra Sandoval , con el desarrollo de una estrategia de Investigación Acción Participativa. Otro frente está a cargo de la ONG Educapaz y cubre los 6 municipios del sur, Planadas, Ataco, Rioblanco, Chaparral, San Antonio y Ronces. Es un programa con una duración de 10 años”, dice el Secretario de Educación.
 
COBERTURA E INVERSIONES EN TIC
 
Con una inversión de dos mil 103 millones de pesos, la Secretaría de Educación y la de Planeación se adelanta la conectividad a través de internet para 415 sedes en las que se benefician 127 mil 291 estudiantes. “La meta en el plan de desarrollo es la conectividad digital de 600 sedes educativas. Se dotó e implementó con la plataforma digital PAIDEIA  a 109 sedes principales  con el objetivo de que estas optimicen el uso de capacidad del servicio de internet. Durante el primer semestre del 2016 se mantuvo un beneficio total para 106 mil 636 estudiantes, distribuidos en 614 sedes , a través de 654 puntos de internet en los 46 municipios no certificados. No solo llegamos a las sedes urbanas como nos lo pedía el Ministerio de Educación sino que  logramos llegar a muchas sedes rurales. Por ejemplo en los municipios de Planadas , Rioblanco, Chaparral  y en algunos del norte”.
 
CONVENIOS CON UNIVERSIDADES.
 
 
El Secretario de Educación informa sobre  la  realización de convenios con varias universidades. Con la Universidad del Tolima uno para el desarrollo de la educación en la zona rural,  una  estrategia para mejorar la cobertura,  la maestría para cerca de 200 docentes. En esto último fueron cerca de 240 millones en el semestre. También vamos a trabajar con la Universidad de Ibagué y Uniminuto. Tenemos un convenio marco con la Universidad Cooperativa, en fin  estamos trabajando con todas las universidades . La idea, también es fortalecer la educación superior vía convenios.
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
Los datos más recientes sobre el total de estudiantes que pierden el año (reprobados) y los desertores, nos dicen que el sistema escolar del Tolima sigue afectado por la ineficiencia interna. Porque no ha logrado que los estudiantes que se matriculan para cursar cada año escolar alcancen  la aprobación de sus cursos o por lo menos permanezcan durante el año escolar en las aulas.
 
Entre desertores y reprobados en los 47 municipios del Tolima (incluye Ibagué), se llega a la cifra escandalosa de 30 mil 224 estudiantes en el año 2015,  superior en 2 mil 887 a la del año 2014.
 
Es posible  que a  algunos actores de la educación les preocupe estos datos, pero no lo suficiente como para crear un sentimiento de rechazo  a esta situación, que amerita la intervención rápida  sobre estos fenómenos de deserción y reprobación que siguen en  tendencia creciente. Convivimos en un sistema escolar afectado por su ineficiencia interna y externa.
 
Si se acoge e l concepto de fracaso escolar, no es exagerado decir que el sistema escolar del Tolima está bajo este concepto, según los datos conocidos hasta el año 2015. Porque no acceden a las aulas todos los infantes y adolescentes que debieran estar matriculados; 10 mil 610  desertan durante el año escolar , de ellos 3 mil 950 en Ibagué; otros 19 mil 614 “pierden” el año escolar (reprueban), de ellos el 44 por ciento los aporta Ibagué (8 mil 602 reprobados);  hay bajo rendimiento académico según la evaluación de las pruebas SABER (con la excepción de Ibagué) y la repitencia de cursos es común en cada grado y cada nivel educativo.
 
Lamentable que se vea como normal el fracaso escolar expresado en estas cifras. Que pocas personas en el departamento se pronuncien sobre estos hechos. ¿Acaso no es grave que 19 mil 614 estudiantes pierdan el años escolar del 2015?
 
Por estar analizando los resultados de las  evaluaciones externas del rendimiento académico a través de las pruebas SABER, poca atención se le está dando a las evaluaciones internas que en forma continua debe realizar cada docente sobre el progreso académico de los estudiantes en las asignaturas que orientan.  ¿Dónde están las voces de los periodistas sobre esta problemática?
 
Son ya  abundantes los estudios sobre los factores intervinientes en la deserción escolar pero pocos los que abordan los temas y problemas de la reprobación escolar y la repitencia. ¿Cuál son los efectos de la reprobación  y la repitencia en el Tolima? ¿Cuál es el grado de pertinencia curricular  en las aulas? ¿Son pertinentes las estrategias de enseñanza que utilizan los docentes para mejorar la aprobación de grados y evitar  la deserción intraanual?. En fin, son muchos los temas y problemas de investigación que debieran estar en marcha  en el ámbito de las universidades y de cada institución escolar. Porque hay vacíos de conocimiento sobre estos asuntos.
 
LA REPROBACIÓN ESCOLAR
 
Hay muchos motivos inmersos en la ocurrencia de la reprobación escolar que cuantitativamente creció a partir de la vigencia del decreto 1290 de 2009 por el cual se creó  un nuevo sistema de promoción y evaluación de los aprendizajes de los estudiantes. Se dio autonomía a cada establecimiento educativo para crear su propio sistema de evaluación y promoción de ahí que existan diferentes criterios para la promoción de los estudiantes de un grado al otro.
 
 En Ibagué, un año después de expedición de la norma, en el 2010, el total de reprobados llegó a la cifra de 7 mil 943 equivalentes a una tasa de reprobación de 6.30;  seis años después, en el año 2015, ese total pasó a ser de 8 mil 602 equivalentes a una tasa del 7.17 por ciento.
 
Una primera razón del incremento de la pérdida del año escolar se le puede atribuir a la norma que propició la reacción de los docentes contra el sistema de promoción flexible que estaba vigente antes. Se creó la idea de que era necesario ser más severos en las evaluaciones y calificaciones del rendimiento académico de los aprendizajes para lograr mejor calidad en los mismos.
 
Se le suman otros factores: las deficiencias en la formación pedagógica de los docentes, que se traduce en deficiencias en las estrategias de enseñanza. Según la encuesta nacional sobre deserción escolar , los estudiantes manifiestan que nos les gusta como le enseñan sus docentes. Hay problemas de pertinencia curricular cuando se enseña lo que es de poco interés de  los estudiantes, al respecto estos dijeron en la encuesta que “no les gustaba lo que se les enseñaba”.
 
Hay,  desde luego,  problemas del comportamiento de los estudiantes, expresados en faltas disciplinarias y en conductas disruptivas que entorpecen el proceso de enseñanza en las aulas; hay problemas de convivencia que hacen poco atractiva la permanencia de los estudiantes en las instituciones escolares (intimidación o matoneo, violencia y conflictos). Hay problemas familiares debidos a relaciones conflictivas de parejas y a situaciones económicas, poco propicias para el aprendizaje, en fin, son abundantes los factores que afectan el buen rendimiento académico de los estudiantes y como consecuencia afloran problemas de reprobación escolar.
 
LA REPETICIÓN DE CURSOS.
 
Hay por lo menos dos consecuencias inmediatas de la reprobación o pérdida de grados. Una de ellas es la repitencia y la deserción de quienes pierden el año escolar.
 
La repitencia es igualmente un fenómeno poco estudiado en el Tolima. ¿Cuáles son los efectos inmediatos de la repitencia?
 
Se comienza por decir que la divulgación de datos sobre repitencia es poca. En el caso de Ibagué, fueron 7 mil 34 los estudiantes repitentes  en el año 2010, total que pasó a ser de 7 mil 558 en el año 2013 y en el año 2015, la tasa de repitencia fue de 6.6 por ciento, más alta en el nivel de secundaria , de 9.4 por ciento.
 
Es pertinente decir que en cuanto a la repitencia , una de las conclusiones a la que llegaron cien investigaciones en los países de la  unión europea es que son mayores los efectos negativos de la repitencia que los beneficios que tal hecho pueda producir (Eurydice, 1994). 
 
Un alto índice de repitencia indica baja calidad de la enseñanza, es decir deficiencias de los docentes. Se crea un círculo vicioso de bajas expectivas de los estudiantes, baja autoestima en ellos , bajo rendimiento y fracaso escolar, según  lo  dice la investigación de Schieffelbein y Torres, en cuanto a su ocurrencia en América.
 
Entonces el interrogante que emerge es : ¿De qué sirve reprobar estudiantes?
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.



La deserción y reprobación escolar en el Tolima, año 2015.
 
Unos datos son buenos y otros malos en cuanto la eficiencia interna del sistema escolar del Tolima. No es bueno que 30.224 estudiantes matriculados en el año 2015 que acaba de pasar o hayan perdido el año o hayan desertado en ese año escolar. Ese total se desagrega en 19.614 estudiantes que reprobaron y 10.610 los que desertores durante ese año . Porque los datos del año 2016, sólo se pueden obtener a comienzos del próximo año.
 
Es una cifra que pone en evidencia manifestaciones de fracaso escolar sobre el cual hay que poner la mirada y las acciones de los agentes involucrados en la gestión del sistema escolar en nuestro departamento.
 
Las cifras de deserción escolar tienden a disminuir, cosa que no ocurre con las de reprobación o pérdida del año escolar.
 
En todo el Tolima, incluyendo a Ibagué, el total de desertores del año 2014 fue de 12.611 que bajó a 10.610 en el año 2015, es decir, 2000  desertores menos entre los dos años. En cambio la cifra de reprobación o pérdida del año escolar era de 16.727 reprobados en el año 2014 y pasaron a ser 19.614 en el 2015, es decir 2.887 estudiantes reprobados más entre los dos años.
 
Rioblanco es el municipio con la tasa de deserción escolar intraanual más alta , de 6.91  que duplica la del Tolima. En el otro extremo está el municipio de Murillo, con la tasa de deserción más baja, de 0.59 por ciento.
 
Rioncesvalles es el municipio con la tasa de reprobación escolar más alta , de 9.94 por ciento, seguido de Icononzo con 9.61 por ciento. Saldaña es, a la vez, el municipio con la tasa de reprobación más baja, de 3.10%.
 
Ibagué ocupa el puesto 15 entre los 47 municipios del Tolima, al ordenar de mayor a menor las tasas de reprobación escolar. En Ibagué, en el año 2015, fueron 12.552 los estudiantes matriculados que desertaron o reprobaron en año escolar.
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Hay algunos hechos nuevos en el desarrollo educativo de los 46 municipios no certificados del Tolima, donde la  administración de los recursos para la educación están a cargo de la gobernación.
 
Un hecho, por ejemplo, es que el presupuesto total para el gasto educativo ya llega a la cifra de 509 mil 431 millones de pesos, de los cuales 442 mil 63 millones son recursos de las transferencias nacionales que se gastan en el pago de salarios y prestaciones sociales del personal, principalmente en el pago de los docentes.
 
Para destacar está el hecho de que el departamento , de sus recursos propios ha presupuestado 31 mil millones y otros 32 mil 330 millones son recursos del sistema nacional de regalías, destinados a inversión en el sistema educativo.
 
Si comparamos con lo que ocurre en Ibagué tenemos que en la capital tolimense hacen mayores inversiones de recursos propios en educación al incorporar el empréstito para jornada única. Pero Ibagué no ha tramitado recursos de regalías para educación y debiera hacerlo.
 
En cuanto a evolución de la matrícula en los 46 municipios no certificados ocurre que faltan 4.515 estudiantes matriculados en el 2016, para tener por lo menos la matrícula del año 2015.  Eso implica una disminución del 2.7 por ciento en la matricula entre los dos años, según el reporte que hace la Secretaría de Educación Departamental.
 
Hay un hecho que da para muchos interrogantes.  En el año 2016 que está en curso, hay 86 escuelas rurales que funcionan con un solo docente y solo 4 o 5 estudiantes.
 
Se trata de escuelas rurales aisladas y distantes de zonas urbanas donde el docente deben  llegar por caminos inapropiados, unas veces en mula, otras veces a pié o en moto. ¿Qué se debe hacer en estos casos? Es posible que la solución sea la de ofrecer transporte escolar o poner en funcionamiento internados como los que existían antes. Esto último, desde luego es costoso.
 
En fin quedan muchas otras cosas por decir.
El acuerdo del gobierno con las FARC, el plebiscito de aceptación o rechazo del mismo, son temas relacionados con la paz que de una u otra manera llegan a las instituciones educativas .
 
Porque se espera que el sistema escolar se involucre en actividades relacionadas con el posconflicto. La pregunta tácita o expresa sobre este tema es  : ¿Qué le corresponde hacer a cada institución educativa en esta etapa del posconflicto?
 
El sistema escolar en general tiene la misión de formar a infantes, adolescentes y jóvenes en aspectos relacionados con los saberes científicos que se estiman como necesarios para el su desempeño en el presente y en el futuro como ciudadanos.
 
Le corresponde formar en habilidades y competencias tecnológicas y en aspectos de formación relacionados con valores y actitudes.
 
Entonces, compete al sistema escolar y a cada institución educativa o colegio, poner en la mente de los estudiantes los conocimientos que sean necesarios para vivir en convivencia y en paz con los demás y eso tiene que ver con temas como la justicia, los derechos humanos,  la democracia, la diversidad y la pluralidad de roles sociales y comportamientos culturales diversos en una sociedad que es diversa.
 
Pero en esta etapa del posconflicto, las responsabilidades del sistema escolar no se pueden quedar en las teorías y conceptos corresponientes a estos temas, sino que directivos y docentes deben construir ambientes de no violencia como forma de vida en el ámbito de las instituciones escolares, a través de lo que se puede denominar como la  pedagogía de la paz.
 
 Si cada institución escolar se pone de acuerdo n humana para la no violencia y el posconflicto.l Sistema ruir ambientes de no violencia como forma de vida en el dad de roles se n desarrollar la Cátedra de la Paz que se creó por ley 1732 del año 2015 y que debe estar en ejecución a partir del presente año, se estaría  contribuyendo eficazmente en la formación humana para la no violencia y el posconflicto.
 
Si aspiramos a un mayor desarrollo científico, requerido para el logro del crecimiento  económico y social en el Tolima, debemos formar un mayor número de profesionales con título de doctor en diferentes áreas. Desde luego que no me refiero a quienes gratuitamente se les dice doctores sin haber cursado un doctorado, para lo cual se exigen por lo menos 10 años de estudio que se inician una vez se obtiene el título de pregrado como abogado, médico, ingeniero o licenciado en educación.
 
Colombia en general, también necesita más profesionales con título de doctorado. Porque hasta ahora, según estadísticas recientes, apenas tenemos un promedio de 6.6 doctores por cada millón de habitantes, siendo que en América Latina ese promedio es de 38 doctores y en Brasil de 66. En Brasil se gradúan con título de doctor 12 mil 217 (2011) profesionales cada año, le sigue México con 4 mil 665  y Colombia ocupa el sexto lugar en este indicador , con 245 doctores graduados por año .Luego estamos mal, si tenemos en cuenta que cada vez más es tangible la exigencia de construir conocimientos científicos a través de la investigación, para lo cual se forman a través de los programas de doctorado en el país o fuera de él.
 
La Universidad del Tolima ya ofrece 5 doctorados, en Ciencias Biomédicas, Ciencias Biológicas, Ciencias de la Educación, Ciencias Agrarias y en Planificación y manejo ambiental de Cuencas Hidrográficas . Pero es preciso decir que es lento este proceso porque cada estudiantes de doctorado requiere como mínimo 5 años de estudios doctorales para obtener el título de este nivel, el más alto en la formación académica universitaria.
 
Si ponemos la mirada a las cifras del nivel académico de los 346 docentes de planta de la Universidad del Tolima, encontramos que  8 tienen título de posdoctores, entre ellos el actual rector José German Muñoz Ñungo, 103 con doctorado que equivalen al 29.8 por ciento sobre el total; 206 magísteres (59.5 por ciento), 30 especialista (8.7 por ciento ) y 7 con título universitario de pregrado (2 por ciento).
 
Las Universidad del Tolima, requiere de un mayor número de docentes con título de doctorado, lo cual se ha convertido en uno de los múltiples requisitos para el logro de la acreditación institucional de alta calidad a la que aspira.
 
EL DOCTORADO DE RUDECOLOMBIA
 
Desde el año 2006, la Universidad del Tolima ofrece el doctorado en Ciencias de la Educación, haciendo parte de una red de 9 universidades Colombianas, a saber: Universidades de Atlántico, Cartagena, Cauca, Magdalena, Nariño, Quindío, Tolima, Pedagógica y Tecnológica de Colombia y Tecnológica de Pereira. En la actualidad, los doctorados de esta red están bajo la dirección de la docente de la Universidad del Tolima, Liliana Margarita del Basto Sandoval  quien a la vez dirige la unidad de este doctorado en la Facultad de Educación de la Universidad del Tolima. Esta facultad, de la cual es decano Andrés Felipe Velásquez, está en la tarea de diseñar y lograr la aprobación de un nuevo doctorado en Educación que se ofrecerá simultánea y  directamente por la Universidad del Tolima.
 
En cuanto al doctorado en educación que se ofrece en el CADE  de la Univerdidad del Tolima en la red de Rudecolombia, la matrícula ha sido de 40 profesionales desde el año 2006 cuando comenzó, se han graduado, a la fecha,  9  y tiene en la actualidad 22 estudiantes activos.
 
Sobre los antecedentes del doctorado  en educación de  RUDECOLOMBIA, su directora Liliana del Basto dice :  “La trayectoria del programa, los resultados obtenidos y el  impacto generado, los aportes al campo de  las ciencias de la educación desde las investigaciones realizadas, la retroalimentación con la comunidad académica nacional e internacional, su  amplia cobertura, la relevancia de la interdisciplinaridad, entre otros;  son garantía de calidad de un proyecto académico responsable y comprometido que valida las condiciones para ser reconocido y acreditado a nivel nacional e internacional”.

Sobre las características curriculares del doctorado en Educación, dice Basto: “Durante su formación  doctoral el estudiante debe llevar a cabo actividades académicas orientadas a facilitar el desarrollo y adecuada argumentación  de la tesis acorde al plan de estudios, el cual esta  conformado por 3 componentes: saber pedagógico está dividido en doce (12) créditos, cuatro créditos homologables por docencia e investigación desde las maestrías que se articulan con el doctorado. Así, se asume un compromiso con la  práctica pedagógica del estudiante desde la docencia e investigación en los procesos de formación previos al doctorado. Ocho (8) créditos de actualización y profundización en el campo investigativo y pedagógico.El componente de investigación y producción en el programa es de cincuenta y dos (52) créditos”.

 
NUEVO GRUPO DE ESTUDIANTES DE DOCTORADO

 
La Universidad del Tolima y la dirección de la red RUDECOLOMBIA ha autorizado la apertura de inscripciones para una nueva cohorte o grupo de estudiantes, proceso de inscripción que se cierra el lunes próximo, con base en 157 preinscritos procedentes de diferentes lugares del país.
 
Se trata de un nuevo grupo en la línea de investigación de Currículo y Sociedad, en la cual los aspirantes a cursar el doctorado tienen la opción de realizar sus tesis doctorales en temas como Ciudadanía, Currículo y pertinencia; Educación para Adultos, aprendizaje a profundidad, Ciencias de la Educación y postestructuralismo.
Es un doctorado que está dirigido a “la formación de investigadores autónomos en el campo de las Ciencias de la Educación. Pueden ingresar al programa profesionales que acrediten formación de posgrado con título de maestría o de especialización en educación y/o Ciencias Sociales  y/o Humanidades  o afines; o su equivalente en producción investigativa dentro del área  de Educación y que acrediten algún tipo de experiencia investigativa en el ejercicio de la profesión”, dice Del Basto, con relación a requisitos de los nuevos estudiantes del doctorado.
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  1. Más Leídas
  2. Últimas
  3. Destacadas