Jueves, 23 Febrero 2017

  • ARROZ DIANA.jpg
Luis Eduardo Chamorro

Luis Eduardo Chamorro

Exsecretario, experto y consultor en temas educativos.
A Ibagué no le va bien en el desempeño de su sistema escolar si nos atenemos a cifras recientes  sobre  11 indicadores educativos de cobertura , eficiencia interna y calidad educativa. Inexplicablemente, una buena cantidad de municipios superan a Ibagué en el ranking de la mayoría de sus indicadores.

 
¿Por qué Ibagué no es el mejor municipio en cuanto a educación ,  entre los 47 que integran el Tolima?


 Siendo que Ibagué tiene oportunidades y fortalezas que le favorecen. Le favorece, por ejemplo, que el cerca del 95 por ciento de su población es urbana, lo cual facilita la oferta educativa. Tiene Ibagué los docentes de mejor calidad y nivel educativo alcanzado y en su territorio se dispone de instituciones de Educación Superior que no tienen los municipios restantes. Los centros de poder, están en esta capital .
 

Ibagué debiera ser el modelo educativo para el resto de los municipios, pero las cifras nos dicen algo distinto. Así, por ejemplo, Ibagué está entre los municipios con baja cobertura escolar y con mayor volumen de reprobación escolar.

 

En cuanto a las tasas netas de cobertura escolar, ocupa el puesto 40 entre los 47 municipios, ranking  que encabeza el municipio de Prado. En cuanto a la tasa bruta de escolarización ocupa el puesto 25, es decir, por debajo de la mitad de tabla correspondiente. Otra vez, Prado , ocupa el primer lugar. Se calcula en 16.514 el número de infantes y adolescentes, que estando en edad escolar, no acceden a las aulas, según datos del año 2015.
 

En cuanto a eficiencia interna, es escandaloso que 13.206 estudiantes “pierdan el año escolar” o deserten en el curso del mismo año escolar. La reprobación escolar más alta ocurre en el nivel de educación secundaria con una tasa del 24.33 por ciento. Esto equivale a decir que una cuarta parte de los estudiantes que se matriculan, pierden el año, cifra para manifestar que se trata de un sistema escolar ineficiente. Ibagué ocupa el puesto 45 en cuanto a aprobación escolar. Porque, además,  tampoco es bueno que  4.161 estudiantes hayan desertado en el año 2014.
 

Pero hay datos positivos, desde luego. Ibagué ocupa el primer lugar entre los 47 municipios tolimenses en cuanto a los promedios ponderados de las pruebas SABER 11 del año 2015. Dato que es corroborado por el índice Sintético Calidad Educativa del 2016  que nos dice que Ibagué tiene los índices superiores a los nacionales y a los de los 46 municipios no certificados.
Por ahora, quedémonos con estos datos que deben poner a pensar a muchos .


 
El puesto que ocupa Ibagué en cuanto a indicadores educativos es el siguiente, entre los 47 municipios que integran el Tolima:

 
-Primer puesto en cuanto  a promedios ponderados de las pruebas SABER del 2015.
-Puesto 40 en cuanto a tasas netas de escolarización.
-Puesto 25 en tasas brutas de escolarización.
-Puesto 13 en retención escolar de primaria.
-Puesto 9º en retención escolar en secundaria.
-Puesto 8º en retención escolar de Educación Media.
-Puesto 47 (último lugar)  en aprobación escolar de primaria.
-Puesto 45 en aprobación escolar de secundaria.
-Puesto 42 en aprobación escolar de educación media.
 
 
 
Evaluar con base en datos cuantitativos la marcha del sistema escolar implica hacerlo bajo el enfoque de la teoría positivista, de culto a las cifras, a las estadísticas. No están las voces de los actores sociales relevantes. Pero estamos ante un modelo de búsqueda de la eficiencia y la eficacia, conceptos que han creado el afán desmesurado de pretender  que todo puede ser evaluado a través de sistemas estandarizados de medición, como las pruebas SABER para evaluar el rendimiento académico. Eso se acentúa cada vez más en el Ministerio de Educación Nacional
 

Pero las cifras dicen muchas cosas que sirven para tener ideas sobre  tendencias del desarrollo educativo de Ibagué, en tiempos en que se está en la tarea de formular un plan de municipal para la capital, en el cuatrienio 2016-2019.

 
Comienzo por los datos positivos. A  las instituciones educativas de Ibagué, les va bien en calidad educativa. El Índice Sintético de Calidad Educativa divulgado a mediados de abril del  presente año 2016, nos dice que los  índices para primaria y secundaria   están por encima de los nacionales y de los del departamento. El mejor índice es el de Educación Media pero está por debajo del índice nacional . De todas maneras estos índices del 2016 superan los del 2015 y se logra el Mejoramiento Mínimo Anual o meta establecida para este año.

 
Al establecer la clasificación de los 47 municipios del Tolima con base en los promedios ponderados de las pruebas SABER 11 del 2015, Ibagué ocupa el primer lugar en el Tolima con un promedio de 51.33. Es la única clasificación en la que ocupa el primer lugar entre los 47 municipios Tolimense. Pero hay otros datos relacionados con calidad entre ellos el de la cobertura de la Metodología Escuela Nueva en la zona rural que va en descenso. Eran 3.190 los estudiantes beneficiados de esta metodología de enseñanza y aprendiza en el año 2019, cifra que pasó a ser de 2 mil 751 en el año 2015.

 
Predominan los modelos de escuela tradicional, situación que tiende a crecer, lo cual es un mal síntoma. Eran 83 mil 285 los estudiantes que aprendían  con modelos tradicionales de enseñanza aprendizaje en el año 2009 y en el año 2015 esa cifra pasó a ser de 99 mil 310. Estamos anclados en el pasado.

 
MAL EN COBERTURA ESCOLAR.

 
Al ordenar los datos de cobertura  de mayor a menor entre los 47 municipios tolimenses, Ibagué ocupa en el 2015 el puesto 25  en cuanto a la tasa bruta de escolarización; el puesto 40 en cuanto a la tasa neta. La población por fuera del sistema escolar tiende a crecer; la población estudiantil matriculada tiende a disminuir.

 
Veamos algunos datos sobre cobertura escolar, comparando datos del año 2009 cuando Ibagué estuvo en la cumbre en cuanto a los indicadores correspondientes. La tasa bruta de escolarización en el 2009 era de 96.95 y bajó a ser de 97 por ciento en el 2015.  La tasa neta era de 86.65 por ciento en el 2009 y pasó a ser de  85.49 por ciento en el año 2015. Ibagué no cumplió los Objetivos de Desarrollo  del Milenio en educación.

 
 La población por fuera de las aulas era de 13 mil 756 en el 2009 y pasó a ser de 16 mil 514 en el 2015. Según este último dato, en Ibagué, de cada 100 infantes y adolescentes en edad escolar (5 a 12 años ), no asisten a las instituciones escolares 14 en el 2015, lo cual implica que se está vulnerando el derecho al acceso a la educación de este volumen de estudiantes.

 
La matrícula de todos los niveles educativos, sin incluir el grado de prejardín, era de 117 mil 719 estudiantes en el 2009 , cifra que pasó a ser de 113 mil 311, lo implica que la cifra de estudiantes matriculados disminuyó en  4 mil 408  , equivalente a un decrecimiento de la población estudiantil de 3.74 por ciento, más acentuada en la matrícula oficial, con  un decrecimiento del 5.51  (5 mil 145 estudiantes menos).

 
Por sectores , las cifras dicen que la matrícula en los colegios privados ha tenido un leve crecimiento  porque  era de 24 mil 469 en el año 2009 y pasó a ser de 25 mil 206 en el 2015.  La población estudiantil matriculada en el preescolar del grado prejardin, también tiende a disminuir y era de 2 mil 97 estudiantes en el 2015.
 

En cuanto a cobertura hay un dato positivo. La población en extraedad tiende a disminuir. Era de 5 mil 464 en el 2009 y de 4 mil 793 en el 2015.

 
EN CUANTO AL DERECHO A LA PERMANENCIA.
 
Se espera que quienes se matriculen, permanezcan en el sistema escolar por lo menos hasta el grado doce. Los indicadores de permanencia, generalmente son las tasas de retención escolar y  las de deserción. La permanencia es otro de los derechos fundamentales de la educación.

 
Entre los 47 municipios, Ibagué ocupa el puesto 36 en retención del nivel de preescolar, el puesto 13 en retención de la primaria, el noveno en secundaria y el puesto octavo en educación media.  Educación Media  es el nivel educativo con la tasa de retención mas alta, de 97.18 por ciento, clasificación que encabeza Honda  en el primer lugar. Frente a esta tasa de retención , la contraria es la tasa  de deserción que para este nivel educativo fue de 2.82.

 
El total de estudiantes desertores en el año 2014 fue de 4 mil 161, cifra que equivale a una tasa de deserción de 3.58 para el municipio.

 
LA ALTA REPROBACIÓN EN IBAGUÉ.
 
Es un dato preocupante que la cifra de reprobados (quienes “pierden el año), sea de 9 mil 45 en el 2014, equivalente a una reprobación escolar del 7.77 . De tal manera, que entre desertores y reprobados se llegue a la cifra de 13 mil 206. De cada 100 matriculados, 11 o reprueban o desertan. 

 
Según la tasa de aprobación (contraria a la de reprobación), Ibagué ocupa los puestos de abajo en el ranking. El puesto 46 entre los 47 municipios en cuanto aprobación del preescolar, lo cual es inexplicable porque no debe haber reprobación en este nivel;  el último puesto  (47) según la tasa se aprobación de primaria con  el primer lugar de Carmen de Apicalá; el puesto 45 en secundaria y el 42 en educación media., este último con una reprobación de 14.71.
 


 La alta reprobación en Ibagué, como efecto, genera  repitencia escolar, que tiende a crecer. Era del 6.1 en el año 2010 y pasó a ser de 6.,6 en el 2015. En el 2013 el total de repitentes llego a la cifra de 7 mil 558.

 
EL ÍNDICE DE CALIDAD DEL COLEGIO TÉCNICO ROSARISTA
 
El rector del colegio  Académico  Rosarista  de Ibagué, Jhon Fredy Alexander Tejada  Osorio nos pide una aclaración en  cuanto al  índices sintético de su colegio, en cuanto fue omitido en la clasificación divulgada  por este diario. Su información es la siguiente: “El colegio rosarista de ibagué, en el año 2016,  tiene el ISCE en promedio simple 7,93, el cual puede ser consultado, a través, de la página de Colombia Aprende, ( fuente oficial) con el código DANE 373001010892; ISCE en  primaria   8.4; ISCE en secundaria   8.02 y  ISCE en media ,   7.37. El séptimo puesto corresponde al colegio rosarista, y no a col Tolimense, por favor, aclarar estos datos”.
 

 
El retiro del proyecto de empréstito por 81 mil 700 millones de pesos, que ya seguía su curso en el Concejo Municipal, pone en peligro la financiación de la construcción de nuevas aulas para la implementación de la Jornada Única en la capital tolimense.

 
Porque el tiempo se agota y porque otras entidades territoriales han demostrado mayor eficacia en la formulación y negociación de recursos financieros ante el gobierno nacional.
 

Lo primero que se debe decir es que  hay personas expertas en la formulación de proyectos de inversión. Vivimos la cultura del proyecto y si no hay proyectos debidamente formulados, según las metodologías correspondientes, no se puede aspirar a la obtención de recursos adicionales que requiere el sistema escolar. La Alcaldía y su Secretaría de Educación Municipal no se puede quedar anclada en el trámite de los procesos de administración de su personal.  Alguien allí, tendrá que pensar más allá de la administración de personal, de trasladar y nombrar docentes, de atender novedades que ocurren a toda hora.

 
¿Quiénes son los culpables de los errores en el cumplimiento de los requisitos del empréstito que mencionamos? ¿Por qué la Alcaldía no ha accedido a recursos del Sistema General de Regalías para invertir en educación? ¿Por qué Ibagué es una de la entidades territoriales más rezagadas en la implementación de la jornada única en Colombia?

 
Son algunos interrogantes que alguien debiera contestar públicamente.

 
Otras entidades territoriales han avanzado en lo de la jornada única, satisfactoriamente. Así, por ejemplo, Envigado, en Antioquia, ya tiene una cobertura del 89 por ciento en jornada única;  Girardot, nuestro municipio vecino,  el 52 por ciento; Manizales y Uribía, el 41 por ciento.
 

Y en Ibagué, apenas hemos comenzado con 3 instituciones educativas desde el año pasado, a las cuales se le ha sumado el INEM aunque ésta última sin el aval del Ministerio de Educación todavía.

 
Si no hay crédito es casi imposible que Ibagué pueda cumplir con la obligación legal de implementar la jornada única. Porque tiene su infraestructura física copada con el funcionamiento de la doble jornada. El zona urbana no hay aulas disponibles para la jornada única.

 
Entonces dependemos de los recursos nacionales, en cofinanciación con el municipio, necesariamente.
 

 
 
El columnista Luis Eduardo Chamorro, experto en temas educativos, reveló para este portal el más reciente Índice Sintético de Calidad del año 2016 y tituló su informe de la siguiente manera: "Los colegios privados siguen obteniendo los mejores índices sintéticos de calidad educativa en el país y en el Tolima".

La llamada brecha entre los establecimientos educativos privados y los oficiales, es cada vez más grande. Si nos atenemos a los datos del Índice Sintético de Calidad que el Ministerio de Educación ha creado y divulgado en las dos últimas semanas, de ellos se deduce que entre los 100 promedios más altos de los niveles de primaria, secundaria y educación media de este índice de calidad educativa, sólo dos instituciones educativas oficiales del país están en este grupo de privilegio. Una de ellas en Barranquilla y la otra en Bogotá.
 
¿Cuándo será que en los establecimientos educativos oficiales se ofrecerá educación de calidad, para cumplir con ese derecho fundamental que debe beneficiar a infantes, adolescentes que estudian en la educación básica?.
 
Podría ser un interrogante que debe poner a pensar múltiples respuestas entre educadores, padres de familia y directivos de la educación.
 
Ahora veamos algunos datos del Índice Sintético de Calidad del año 2016,  de planteles educativos del Tolima.
 
Lo primero a decir es que entre 9.351 establecimientos educativos oficiales y privados que gradúan bachilleres en el país, se ubican entre los 50 mejores promedios el Colegio Inglés que ocupa el puesto trece con un promedio simple de 9.05 establecido entre los índices de primaria, secundaria y educación media.  Le sigue, luego, el colegio San Bonifacio de Las Lanzas en el puesto nacional número 29 y un promedio simple de 8.80 en los tres niveles educativos. Esto según los cálculos que hace Asesorías Milton Ochoa de Bogotá.
 
De ahí en adelante, no hay colegios ni instituciones educativas oficiales entre los 400 mejores. Precisamente el colegio privado San Isidro Labrador que funciona en El Salado, ocupa el puesto 400 entre los establecimientos educativos del país  y el tercer puesto en el Tolima, con un promedio simple de 7.98. Para mí es un buen resultado porque se trata de un colegio que ofrece educación a adolescentes y jóvenes de estratos socioeconómicos no tan altos.
 
En un cuarto lugar en el Tolima y el puesto 417 en el país, está el Colegio Champagnat con un promedio de 7.96. En el puesto quinto sigue Los Samanes, un colegio que irrumpe con buenos resultados, siendo un colegio nuevo. Ocupa el puesto 428 en el país.
 
El puesto sexto en el Tolima y el 439 en el país, es para el colegio Jiménez de Cisneros; el séptimo es el Colegio Tolimense, puesto 484 en el país. El octavo es el Gimnasio Campestre y en el noveno, la única institución educativa oficial que está entre los mil mejores establecimientos educativos, la institución educativa Santa Teresa de Jesús de Ibagué, con un promedio simple de 7.54 y el puesto 717 en el país. Felicitaciones para esta institución educativa que saca la cara por las instituciones educativas oficiales del Tolima.


Primeros 12 colegios del Tolima según este Ranking, entre paréntesis colocaremos el número que ocupa a nivel nacional.

COLEGIO
                                                        
  1. Ingles   (13)                                             
  2. San Bonifacio  (29)
  3. San Isidro Labrador (400)
  4. Champagnat  (417)
  5. Samanes (428)
  6. Jiménez de Cisneros (439)
  7. Tolimense (484)
  8. Gimnasio Campestre (509)
  9. Santa Teresa de Jesús (717)
  10. Gimnasio Los Robles (740)
  11. Comfenalco (743)
  12. La Presentación (825)

 
 
Oscar Barreto planeta metas ambiciosas en educación

Al gobernador del Tolima Oscar Barreto Quiroga le rondan en sus cabeza ideas relacionadas con el concepto de transformación, de ahí que el lema de su plan de desarrollo, en su primera versión, sea el de “Soluciones que transforman”.
 
En el documento inicial, no se conceptualiza sobre la palabra transformación , que podría estar fundamentada en diferentes concepciones teóricas y políticas. La fuente teórica más cercana está en la teoría crítica aplicable a la educación, de interés emancipador, si nos guiamos por los filósofos de la escuela de Frankfurt (principalmente Habermas y Freire). De tal manera que el enfoque de la gestión educativa implica mucho diálogo y discusión , ver los conflictos como algo natural y necesario para generar cambios y transformaciones en el sistema escolar; analizar las injusticias e inequidades en la prestación del servicio y actuar sobre ellas; luchar contra desigualdad y las brechas entre instituciones educativas rurales y las urbanas; desarrollo de un modelo de inclusión educativa .
 
¿De ser este el enfoque táxito, de qué manera se incluye en el plan de desarrollo para el cuatrienio 2016-2019?
 
La gobernación del Tolima tiene la responsabilidad de administrar los recursos financieros, físicos y de talento humano disponibles  para ofrecer educación en los 46 municipios no certificados, en cuanto se excluye Ibagué, único municipio certificado para el efecto.
 
Pero en la primera versión del plan, al igual a lo que ocurre con Ibagué, la educación no es uno de sus ejes centrales . Estos ejes son 5: Tolima territorio incluyente, territorio productivo, territorio en paz y seguro, territorio sostenibles y territorio con buen gobierno.
 
Se menciona varias veces la intención de focalizar en cuanto tenga que ver con la paz y desde luego con el esperado momento del posconflicto. En la parte programática del plan , se dedica por lo menos una extensión de 8 páginas a la educación,en las cuales se enuncian   83  metas a cumplir en el cuatrienio del mandato del gobernador Oscar Barreto  Quiroga , de éstas metas, 25 son  de resultado y 58 de producto.   “Educación que transforma el Tolima”, es el programa número 3  y su objetivo es “  Talento humano competitivo y generador de paz para el desarrollo del Tolima”.                        
 
De cumplirse estas metas, así sea en un 70 por ciento, se podría decir que el lema del gobierno departamental de “Soluciones que transforman”, se podría  cumplir en  los 46 municipios
 
Una mirada rápida sobre los compromisos que adquiere Barreto en cuanto educación, se pueden resumir así: Hay 24 metas relacionadas con acciones nuevas, lo cual estaría muy acorde con la intención de hacer transformaciones educativas en los próximos cuatro años; se incluyen programas nacionales para el sector educativo así no se recurra a los nombres con los cuales el Ministerio de Educación los ha titulado; doce metas están dirigidas al incremento de la oferta de la educación de la primera infancia y el preescolar y este es uno de los énfasis del plan sectorial. “Ampliaremos  el servicio de educación inicial en Centros de Atención Integral (CDI).  Convocamos al ICBF y entidades que atienden la infancia para que estos jardines combinen atención nutricional, salud, enseñanza y protección para la atención integral de los niños y niñas”, dice el documento.
 
METAS AMBICIOSAS EN EDUCACIÓN
 

La gobernación tiene el reto de mejorar la cobertura escolar en todos los niveles debido a que se calcula en 34 mil 198 los infantes y adolescentes en edad escolar (5 a 16 años), que no llegan a las instituciones educativas, es decir , son ausentistas del sistema escolar; en la zona rural la matrícula en las mil 662 escuelas ubicadas en estas zonas, ha disminuído drásticamente y llega a la cifra de 15 mil 218 estudiantes menos entre el 2011 y el 2015, decrecimiento en la matrícula que equivale al 16.4 por ciento.
 
El listado de lo que se puede calificar como metas ambiciosas es bastante largo. Una de ellas tiene que ver con la inversión en infraestrutura escolar, es decir, construcción de aulas, o su adecuación, en cuanto la meta es  intervenir en 250 sedes educativas  a la que se suma la de “llegar a 250 sedes educativas convertidas en jornada única… La construcción de Mega-colegios y la terminación de los ya iniciados, aprovechar la oferta de treinta mil aulas del Ministerio de Educación”.
 
Son 13 las “soluciones que transforman” y entre ellas está “Niños y niños tolimenses disfrutan de ambientes de aprendizaje para un buen comienzo”, y allí están las metas de fortalecer los megacolegios construidos durante la primera gobernación de Barreto a las que se sumaría  la construcción de o adecuación de 10 megajardines para la atención educativa de la primera infancia.
 
En cuanto a Educación Superior el compromiso es el de incrementar la tasa de cobertura de este nivel educativo de 36.7 por ciento a un 40 por ciento que la acercaría a la tasa nacional. El énfasis se haría en la educación técnica, hasta alcanzar un 10 por ciento en la tasa de cobertura de este nivel.
 
En el año 2016, las transferencias que hace la nación para el gasto en alimentación escolar han sido reducidas drásticamente y , al respecto, el plan incluye la meta de ofrecer alimentación escolar a 20 mil estudiantes de las jornada única, siendo que en la actualidad sólo cubre una población  de 4 mil 994 estudiantes de estas jornadas. En cuanto a alimentación escolar la propuesta es la de ofrecerla, además,  a 160 mil estudiantes de las jornadas regulares.
 
En cuanto a calidad educativa, se hacen compromisos dirigidos a mejorar los promedios y los niveles de desempeño de los estudiantes en todas las pruebas SABER, en los grados que se evalúan  y pasar de 10 al 20 por ciento el número de los establecimientos educativos ubicados en el promedio nacional del Índice Sintético de Calidad. La que equivale al 16.4 por ciento.
 218 estudiantes menos entre el 2011 y el 2015, decrecimiento en la matriz sistema escolar. 
 
Llegar a 5 mil docentes capacitados en bilinguismo, también puede calificarse como meta ambiciosa.
 
NUEVOS PROGRAMAS Y PROYECTOS.
 
Ya está dicho que son 24 las metas cuyo desarrollo no tiene antecedentes, según se lee en el documento del plan. Entre ellas está la de lograr la oferta de educación a la primera infancia en los 46 municipios no certificados; suministrar agua potable  en un 10 por ciento de las sedes rurales; llevar luz eléctrica a 103 establecimientos educativos; montar 3 internados y atender con educación diferenciada a 10 municipios con alta población étnica.
 
En cuanto a formación de docentes en servicio, la meta es la de llegar a 8 mil docentes y poner en operación una Escuela de Rectores para 50 directivos de estos cargos.
De la lectura de las versiones iniciales de los Planes de Desarrollo para el municipio de Ibagué y para la gobernación, se deduce una buena intención de darle una relativa prioridad a la educación en el cuatrienio 2016-2019. Pero en las propuestas de los dos planes de desarrollo, la educación no ameritó ser uno de los ejes programáticos.

 
Entonces se puede decir que el desarrollo educativo en los próximos cuatro años, dependerá  de la voluntad y el entusiasmo que le pongan los directivos de la educación a lo largo del departamento. Ese desarrollo también dependerá de los recursos financieros que aporte la nación en desarrollo de sus programas y proyectos estratégicos. Y relativamente le queda poco tiempo al gobierno nacional para cumplir sus metas del plan sectorial de educación, principalmente la de implementar la jornada única con una cobertura del 30 por ciento de la población estudiantil en instituciones escolares estatales.
 

Se espera que la gobernación, bajo el mandato de Oscar Barreto Quiroga, sea fiel al lema de su gobierno, Soluciones que Transforman. Y que ese lema se convierta en hechos reales para la educación en desarrollo del programa 3 del plan, “Educación que transforma al Tolima”.

 
Veo con buena expectativa lo que contiene el plan departamental de desarrollo  en cuanto a educación. Son 83 metas en las cuales la gobernación se compromete con el sector educativo. De esas metas, hay 24 que son acciones nuevas y en ellas estaría centrada la intención de generar transformaciones en el sector educativo que tanto se necesitan. Porque lo tradicional ha sido la sostenibilidad, el cambio apenas inercial en un ambiente donde los cambios son invisibles.

 
La gobernación, en este plan de desarrollo se compromete a establecer la jornada única en 250 sedes educativas. Esa cifra implicaría la implementación de la jornada única en todas las sedes de instituciones educativas oficiales. Esto me produce dudas pero tampoco es imposible. Es una de las tantas metas ambiciosas que tiene el plan de desarrollo departamental para la educación en los próximos cuatro años.
La institución educativa oficial Técnica Agroindustrial Lepanto del municipio de Murillo al norte del Tolima, funciona este año 2016 con 600 estudiantes,  en una sede central que ofrece  bachillerato y otra de educación primaria, en la zona urbana, a las que se integran 17 sedes o escuelas curales.
 
Para el desarrollo de la especialidad adoptada, los estudiantes del grado once aprenden a procesar productos lácteos, entre ellos el yogur , quesos y arequipe  que venden en la plaza principal de Murillo el día de mercado,   los domingos. Con el producto de la venta aspiran a financiar el viaje de fin de año, los nuevos bachilleres técnicos.
 
Lepanto puede ser un caso a través del cual analizar e interpretar algunas situaciones que se viven en las zonas rurales del Tolima en cuanto a la oferta de educación formal.
 
Las 17 escuelas rurales de la esta institución educativa funcionan con un solo docente, no disponen de acceso a la red Internet así dispongan de computadores.
 
“Tenemos escuelas sin servicio de luz eléctrica entre ellas La Picota, La Estrella, La Cascada y Requintaderos, aunque la mayoría disponen de una planta eléctrica que se prende una vez al mes si la comunidad aporta lo de la gasolina y así poder prender los computadores para  la clase de sistemas. Sólo se dispone de internet en las una de las sedes de primaria urbanas”, dice su rector, el ingeniero agroindustrial Jovan Carlos Mora Salinas, a su vez estudiante de la Maestría en Educación, durante los fines de semana en la Universidad del Tolima.
 
Al igual a lo que ocurre en muchas otras escuelas rurales del departamento, hay estudiantes que deben recorrer hora y media a pié para llegar a las aulas y, por lo menos en la escuela La Picota , el docente deben recorrer cuatro horas y media desde la zona urbana, para llegar a su sitio de trabajo. Y debe permanecer allí por lo menos cinco días de la semana. Agréguele a  ello el intenso frío que en época de invierno puede bajar a 3 grados centígrados pero que en promedio puede ser de 14 grados en los tres mil metros de altura sobre el nivel del mar.
 
De las 17 escuelas rurales de la IE Lepanto, dos de ellas la de La Cascada y  La Cabaña, funcionan con sólo cuatro estudiantes; la de La Picota, la más distante, con seis ; pero también hay otras con 18 a 20 estudiantes como ocurre en Santa Bárbara y Pajonales.
 
 
 
LOS NÚCLEOS ESCOLARES RURALES
 
La actual IE Lepanto hizo parte de la red de Núcleos Escolares Rurales que el Ministerio de Educación Nacional administraba desde Bogotá para ofrecer educación formal en los grados tercero a quinto de primaria. Llegó a tener 74  estudiantes internos que residían en sus instalaciones con servicio de alimentación. Luego se produjo la fusión de establecimientos educativos hacia el año 2001 y actualmente sólo hay 28 internos, cifra  a la cual se ha llegado debido a la reducción de recursos nacionales para alimentación escolar. El rector Mora manifiesta en su petición ante el gobierno departamental: “El restaurante escolar lleva funcionando más de 40 años y ha llegado a atender a más de 500 personas en la década del 80 cuando se beneficiaba a gran parte de la población joven con recursos aportados por la nación. El año pasado se beneficiaron  del restaurante 250 estudiantes aproximadamente, entre los cuales están los 28 internos y los estudiantes de la vereda Pajonales y otras ,  gracias a recursos que aporta el municipio y la gobernación y 120 estudiantes que se benefician del servicio de restaurante escolar a través de una cooperativa”.
 
Este año la Alcaldía es la que subsidia la alimentación de los estudiantes internos porque los recursos nacionales se destinan a la jornada única.
 
Los internados rurales pueden ser una de las alternativas a las cuales se puede recurrir para mejorar la cobertura educativa con estudiantes de veredas dispersas  en la zona rural del Tolima. Puede ser menos costoso para el Estado, financiar un internado que múltiples escuelas rurales con pocos estudiantes y  un docente aislado de la interacción con otros compañeros de profesión.
 
El internado de Lepanto  tiene problemas en su infraestructura por sus 40 años de funcionamiento;  las unidades sanitarias están en malas condiciones, los camarotes de los dormitorios están deteriorados, no se dispone de gas para la operación del restaurante, los pisos están en mal estado.
 
Para el mejoramiento de esta situación, el año pasado la Secretaría de Educación aportó 84 millones de pesos a los cuales la Alcaldía sumó 12 millones de pesos más y con recursos propios del colegio, otros 7 millones para muebles,camarotes y armarios.
La alimentación escolar que se ofrecía en caliente hasta el año pasado, ahora se ofrece a un número menor de estudiantes . “Los estudiantes tenían desayuno caliente, ahora pasaron a recibir  desayuno industrializado,  bolsa de leche o   de avena , una panela o bocadillo”, dice el rector.
 
LA EDUCACIÓN RURAL EN EL TOLIMA
 
Ruralidad es un concepto que va , casi siempre, unido a los de inequidad, marginalización, violencia y pobreza. Las veredas están afectadas de inequidad en el acceso y  calidad de  los servicios estatales, entre el de la educación. En Colombia es un  problema de grandes dimensiones porque el 87 por ciento de sus municipios son predominantemente rurales y en estas   zonas vive el 35 por ciento de la población colombiana.
 
En el Tolima, en los 46 municipios no certificados, funcionan 2 mil 45 establecimientos educativos y de ellos 1.662 son rurales , es decir el 88 por ciento de ellos.
 
En la zona rural, según en Sistema de Matrícula (SIMAT) del Ministerio de Educación Nacional, la disminución de la población estudiantil en la zona rural es más acelerada que en las zonas urbanas de los 46 municipios no certificados (excluye Ibagué). La población estudiantil matriculada en las zonas rurales  en el año 2011, hace cinco años, era de 92 mil 797 estudiantes, cifra que pasó a ser de 77 mil 579 en el año 2015 , inmediatamente anterior, lo cual equivale a 15 mil 218 estudiantes menos matriculados en las escuelas rurales, que porcentualmente equivalen a 16.4 por ciento de disminución en la población estudiantil.
 
Sobre estas cifras, que son alarmantes, es pertinente decir que la población en edad escolar en las zonas rurales, hacen parte del bloque de atención prioritaria o de especial atención,  cuando de debe garantizar el derecho fundamental a la educación, se trata.  


 
El Sistema Escolar de Ibagué comienza el año 2016 con recortes drásticos en las transferencias nacionales para el gasto educativo, entre ellos los de alimentación escolar con 4 mil 584 millones de pesos menos con relación al año 2015; recursos para gratuidad ,  3 mil 281 millones de pesos inferiores a los del año pasado.

A este panorama financiero se agregan datos sobre cobertura y permanencia escolar que son igualmente preocupantes. Se calcula en 16 mil 514 el total de infantes de 5 a 16 años de edad que son ausentistas de las aulas; entre el año 2011 y el 2015 , la disminución de la matrícula llega a la cifra de 7 mil 810 estudiantes menos y esta tendencia sigue; fueron 9 mil 45 los estudiantes que “perdieron el año” o desertaron en el 2014, indicador de baja eficiencia interna del sistema.

¿Habrá transformaciones significativas sobre  estos hechos con el nuevo Alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo? ¿Qué cambios pueden esperar los ibaguereños de su administración?

Esta es la  respuesta del Alcalde para El Nuevo Día: “La gran transformación que va a haber,  es que aspiro a que más del 50 % de los niños de esta ciudad, tengan jornada única, antes de que yo me vaya. Esa es la verdadera transformación. Que los muchachos tengan las mismas posibilidades que tienen en los colegios privados”.

 END. ¿Pero la educación no es uno de los ejes del nuevo Plan de Desarrollo?

Guillermo Afonso Jaramillo: “Pero en el plan  se dice expresamente que la educación es prioritaria en mi gobierno. Para nosotros la educación es un eje fundamental sin aparecer en el plan como un eje, está dentro de lo que es seguridad integral. Mire,  con el simple hecho de nosotros invertir en la jornada única, que va a ser  una gran inversión, se va a transformar la ciudad, se van a transformar los colegios, y van a tener la posibilidad las gentes humildes de tener una educación de mejor calidad y al mismo tiempo, que los jóvenes se enamoren del colegio y permanezcan en el colegio”.


LA JORNADA ÚNICA.

END.¿Cómo está pensada  la implantación de la jornada única en Ibagué?

GAJ. “Primero se hace necesario tener aulas suficientes para la jornada, por eso se acaba de presentar un acuerdo al Concejo Municipal para endeudarnos . Estamos reestructurando la deuda para endeudarnos por 60 mil millones de pesos, para que el gobierno nacional nos aporte 140 mil millones de pesos y hagamos una inversión de 200 mil millones de pesos, para poder hacer la jornada única. Esperamos construir las aulas necesarias en  por lo menos 40 instituciones. Los  200 mil millones de pesos es una inversión nunca antes  contemplada, en toda la historia de Ibagué.
Ya nos aprobaron 16 instituciones, para jornada única, y acabamos de presentar 24 colegios más, para jornada única e inversión en aulas”.

END. ¿La Jornada Única está programada según el modelo que da el Ministerio de Educación u otro?.

GAJ. “ Con la Jornada Única que está contemplada por el MEN, algunos docentes se asustan, y creen que los vamos a poner a trabajar todo el día.  No, ellos van a trabajar las horas que les corresponden.  Por la tarde, nuevos profesores que vienen especialmente a la actividad deportiva, musical, danza, teatro, pintura, todas las actividades lúdicas mas un refuerzo, especialmente en inglés, en matemáticas, y en lenguaje para los colegios”.
 
 
LAS NUEVAS PLAZAS DE MAESTROS


END. ¿Que hizo usted para lograr el incremento de la planta fija de maestros?

GAJ.”Empeñarse uno en hacer las cosas.  Sí se pueden hacer las cosas y  en eso nos empeñamos. Empeñados en sacar las cosas adelante. Yo no tomé vacaciones.   

Las plazas las conseguimos hablando con la doctora Gina Parody, hablando con el Viceministro, haciendo lobby;  visité cuatro veces a la Ministra, e insistí y el Viceministro me ayudó, hasta que conseguimos las 95 plazas. Lo que pasa es que aquí nunca se hizo el ejercicio, aquí lo que querían era tener el problema para  favorecer una cooperativa, ayudarle a unos particulares para que a costa del trabajo de los profesores, lograran unos beneficios, algunos dicen que se enriquecieron, yo no creo tanto, pero si se beneficiaron económicamente, y por el otro lado mantener unas personas amarradas electoralmente y al mismo tiempo utilizarlas permanentemente chantajeándolas de que si no se ponían a sus órdenes, entonces iban a perder el trabajo. Aquí no nos interesa eso”.

BILINGÜISMO

END: Otro proyecto nacional que también aparece en el plan de desarrollo, es el bilingüismo.  Es difícil lograr el bilingüismo, qué ha pensado al respecto?

GAJ . “Difícil , pero lo estoy trabajando de la manera que lo podamos hacer, estamos buscando por múltiples mecanismos.

 Por ejemplo no estábamos en lo que eran los maestros nativos, fuí donde la doctora Parody, le plantee todo lo que quería hacer, y ella dijo, ¡Usted es el Alcalde que yo necesito! .Que verdaderamente quiere invertir, y trabajar por la educación. Sí señora, yo quiero que usted me  lleve bilingüismo a Ibagué, déme los nativos, necesito nativos y  ya nos está mandando nativos.

Estamos bregando a contactar las diferentes embajadas a ver si conseguimos voluntarios, estamos reclutando a todos los que sepan inglés .Hay que buscar alternativas por todos los medios posibles para incentivar el inglés, el bilingüismo es muy necesario, inclusive vamos hacerlo también con el francés”.

END. ¿Qué hacer  frente a la drástica disminución de transferencias nacionales para alimentación y gratuidad?

GAJ. “Ahoritica el gobierno nos desamparó. El año pasado dio 5.800 millones de pesos para alimentación, este año nos dejó 864 millones de pesos en el presupuesto. Ahí está la doctora Gina Parody , bregando a ver cómo nos consigue recursos.  Tenemos  3.300 millones de pesos presupuestados e hicimos un convenio con Comfenalco por 600 millones, estamos en 3.900 millones. Vamos a reorientar lo de la alimentación por que no vamos a poder alimentar sino a 14.000 niños  de los 41.000 que recibían este beneficio en el 2015.Y le vamos a dar a los niños una ración adecuada.

Usted que conoce todo este cuento , sabe cuál fue el daño que se le hizo a la educación con  el acto legislativo 01 del 2001,  fue la puñalada trasera que le se le dió al presupuesto de la educación, porque iba creciendo de forma geométrica, y entonces el gobierno nacional dijo,  no podemos dejar que crezca de esa manera. Lo que hicieron fue ponerlo a  crecer  vegetativamente, de ahí que  lo único que están haciendo es mandar  la plata para pagar los maestros”

CALIDAD DE LOS DOCENTES.

END. Un factor esencial para lograr calidad, es la calidad del docente,  qué se ha pensado al respecto?

GAJ. “Nosotros tenemos que ayudar  a educar nuestros propios docentes, eso tiene que quedar muy claro en el plan de desarrollo, y lo hemos planteado y lo planteamos con la ministra, por eso la última vez que fuimos donde ella, nos aseguró, un número cercano a 45 becas para docentes, pero eso no es suficiente,tenemos que bregar a ver cómo impulsamos con recursos, la posibilidad de la capacitación de nuestros maestros.

Tenemos unos maestros muy bien preparados, muy capaces que están muy por encima de la media del país, en tener especializaciones y posgrados de todo tipo, maestrías y hasta doctorados, pero qué tanto somos capaces de que ese conocimiento se pueda transmitir, con esmero , a los estos estudiantes”.
 
  1. Más Leídas
  2. Últimas
  3. Destacadas