Domingo, 22 Enero 2017

  • ARROZ DIANA.jpg
Luis Eduardo Chamorro

Luis Eduardo Chamorro

Exsecretario, experto y consultor en temas educativos.
Hay dos hechos que tienen que ver con la educación en los días que han transcurrido del año 2016.
 
Uno de ellos es que el Alcalde de Ibagué Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez haya logrado el incremento de 95 nuevas plazas de docentes requeridos para la atención educativa en la zona rural. Lo bueno de este logro es que, muy seguramente ya no se necesitará recurrir a la contratación del servicio educativo como se venía haciendo.
 
El alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo ha mostrado especial interés por la educación y una evidencia de ello es su presencia en las reuniones iniciales de comienzo del año escolar con rectores y docentes, realizadas en la semana que esta por concluir.
 
En el departamento, el hecho a destacar es el del interés que el gobernador Oscar Barreto Quiroga  ha manifestado en lo relacionado con la crisis que vive la Universidad del Tolima.  El miércoles anterior se reunió en su despacho con dirigentes del personal administrativo de la Universidad y con docentes de tiempo completo de la misma institución.
 
La situación de la Universidad del Tolima es grave. No ha podido iniciar labores, programadas para el 14 de enero pasado, porque se adeuda a docentes y personal administrativo, la prima de navidad y el sueldo del mes de diciembre. No hay datos muy claros sobre el monto del déficit fiscal de la Universidad pero el gobernador lo calcula en 30 mil millones de pesos que se requieren urgentemente.
 
Lo malo está en que la nación dice no tener recursos adicionales para solucionar este problema. El departamento tampoco tiene esa disponibilidad y sólo se espera que la nación haga las transferencias de ley. En cuanto a recursos propios, el cierre de la universidad y la paralización de sus actividades administrativas tiene suspendidos los ingresos correspondientes a las matrícula que deben pagar cerca de 24 mil estudiantes, a razón de 432 mil pesos en promedio por cada estudiante, en cada semestre académico.
 
La Universidad del Tolima está en una sin salida que debe preocuparnos a todos los tolimenses. 
La agenda sobre actividades a desarrollar en el sistema educativo durante el año 2016 que ha comenzado, de la cual son responsables  los mandatarios que ya se posesionaron para ejercer un mandato durante los próximos cuatro años , está cargada de diferentes asuntos entre los que hay problemas a resolver, oportunidades  a aprovechar y  promesas electorales a cumplir. Algunas de estas actividades son ya rutinarias y otras nuevas, pero casi todas establecidas a través de normas expedidas por el Ministerio de Educación Nacional.
 
Porque es pertinente decir que corresponde a la nación la responsabilidad central de financiar y regular el sistema escolar con la concurrencia de las entidades territoriales, concurrencia que en cuanto a financiación , se establece a través de estrategias de participación compartida,  para la mayor parte de los programas y proyectos nacionales del sector. Entonces, hay poca libertad de los gobiernos seccionales para emprender ideas nuevas, lo cual no puede ser disculpa para no emprender el diseño y desarrollo de ideas innovadoras de transformación de lo que se ha venido haciendo. Los nuevos mandatarios no pueden contentarse con mantener la situación actual o mejorar lo existente. Hay muchas situaciones por cambiar y transformar.
 
¿Cuál puede ser la agenda educativa para el 2016? Que se deberá plasmar en planes, programas y proyectos en el  Plan Departamental y en el de  los 47 municipios tolimenses.
 
LA EDUCACIÓN EN LOS  PLANES DE DESARROLLO
 
Participar en la formulación del componente educativo, en el Plan de Desarrollo para el cuatrienio 2016-2019. Esta es una actividad del primer semestre que no debe paralizar la ejecución programas y proyectos educativos que se encuentren en marcha. No se puede paralizar el acceso, la permanencia, la disponibilidad ni la garantía de la calidad educativa desde el primer momento del año escolar. 
Los nuevos gobernantes deberán adquirir compromisos claros sobre lo que piensan ejecutar, con base en los programas de gobierno con los cuales inscribieron sus candidaturas. Pero no se pueden crear muchas esperanzas de resultados ,  en las prescripciones que queden incluidas en los  Planes de Desarrollo  correspondientes. 

LA JORNADA ÚNICA
 
La implementación de la Jornada Única que es uno los programas de la nación  para  hacer de Colombia la mas educada, según el lema. No es fácil cumplir el desarrollo de este programa porque implica altas inversiones en infraestructura escolar, lo cual a la vez se convierte en una oportunidad, atractiva para los mandatarios que desean mostrar obras concretas en su mandato. Ya se cumplió un año de ejecución de este programa en el Tolima, y hasta ahora, sólo tres instituciones educativas de Ibagué y once en los municipios no certificados, han aceptado e iniciado el desarrollo de la Jornada Única. 
La jornada única está establecida en la Ley 115 de 1994, en su artículo 85, que hasta ahora es letra muerta porque no se ha cumplido ante la generalización de la doble jornada.
 
En el país, únicamente el 10 por ciento de los estudiantes matriculados en planteles oficiales, asisten a jornada única o completa de 8 horas; frente a un 45% en colegios privados, dice el estudio de  Barrera-Osorio, Maldonado y Rodríguez (2012).
 
Estudiantes de jornada única tienen mejores resultados en las pruebas estandarizadas SABER, es eficaz en la disminución de la deserción escolar y la repitencia; según estudios de Kruger y Berthelon (2003), contribuye a la disminución del embarazo de las adolescentes;  a la disminución del crimen y  el consumo del alcohol y las drogas en adolescentes estudiantes(Bonilla, 2011;Jacono y Lefgren, 2003).
 
Entonces, una de la hipótesis que justifica esta jornada escolar, es la de que mayor tiempo de trabajo académico en las aulas contribuye al mejoramiento de la calidad de los aprendizajes de los estudiantes.
 
EL DÉFICIT DE DOCENTES.
 
3.-Lograr la modificación de la planta de cargos docentes con  el incremento 95 nuevos docentes para la zona rural, es como para poner en mayúsculas. Porque se trata de una aspiración que se venía procesando desde hace algunos años y que ahora culmina el nuevo alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez. Ahora viene la vinculación de docentes en provisionalidad, comenzando por aquellos que se encuentren en el listado de elegibles en los concurso de méritos vigentes. Felicitaciones.
 
Ya quedan pocos días para cumplir estos procesos porque la iniciación del calendario escolar ya comenzó el martes 14 pasado con la presencia de docentes en las instituciones educativas y las actividades con estudiantes deben comenzar el 25 de enero próximo.
 
4.-El Tolima el más educado . Si  la visión de futuro para Colombia es la de ser el país más educado de Latinoamérica , en el Tolima e Ibagué necesariamente se tendrá que decir y actuar para contribuir a ese sueño.
 
Cada mandatario de entidad territorial, el gobernador Oscar Barreto con su Secretario de Educación y cada uno de los alcaldes de los 47 municipios, tienen la tarea de decir de qué manera se actuará para lograr esa ambiciosa meta. Objetivos y metas que para el cuatrienio deberán quedar registradas en el Plan de Desarrollo correspondiente.
 
5.-Innovación e Investigación. Todas las universidades e instituciones de educación superior que operan en el Tolima, pueden contribuir con el desarrollo de investigaciones educativas que hagan hallazgos sobre el tipo de oferta educativa que estamos  haciendo en el departamento. Podrán, igualmente, contribuir al diseño y desarrollo de estrategias de innovación educativa tendientes a mejorar la pertinencia curricular, la convivencia escolar,  la implementación de nuevas estrategias pedagógicas y didácticas en las aulas, la incorporación del las TIC en los procesos de enseñanza.
 
Qué deseable fuera que en cada municipio operara un Laboratorio Pedagógico, a cargo de docentes y estudiantes de educación superior y docentes de planta de instituciones educativas oficiales.
 
En fin, quedan en el tintero muchas otras acciones a ejecutar que deben hacer parte de la agenda educativa del año 2016.
Se espera que en el próximo año 2017, en el país todos los programas de pregrado de Licenciaturas  en  Educación, dirigidos a formar los docentes, hayan logrado la acreditación de alta calidad, reconocida por el Ministerio de Educación Nacional. Lo  cual es un reto no tan fácil de lograr, cuyas acciones previas deben realizarse desde los primeros días del año 2016 que ha comenzado.
 
La Universidad del Tolima es la única institución universitaria oficial que ofrece Licenciaturas en Educación en Ibagué. En su Facultad de Educación, se ofertan 6 programas de formación previa de docentes en Educación Física, Lengua Castellana, Inglés, Educación Básica con énfasis en Ciencias Naturales, Ciencias Sociales y Matemáticas. El responsable básico de esta tarea es su decano, Andrés Felipe Velásquez.
 
Otras cuatro Licenciaturas en Educación se ofrecen en el Instituto de Educación a Distancia que dirige Martha Núñez, son la de Pedagogía Infantil, Educación Básica con énfasis en Ciencias Naturales, Lengua Castellana y Licenciatura en Educación Artística.
 
Por ahora, sólo Educación Física ha alcanzado la acreditación de alta calidad y se espera este reconocimiento para la Licenciatura en Lengua Castellana, en los próximos días.
 
La Universidad del Tolima en general y los estudiantes que aspiran a ser docentes en un futuro inmediato, esperan con especial interés la suerte de estos programas de Licenciaturas. Porque de no lograse la acreditación, la universidad no  podrá  abrir matrículas nuevas.
 
LA EXCELENCIA DOCENTE
 
El Ministerio de  Educación Nacional  ha divulgado los Lineamientos Generales con nuevos requisitos para la oferta de programas de formación previa de docentes y tiene lista una Resolución Ministerial al respecto.
 
Se enfatiza en la importancia que tienen los docentes como factor generador de calidad educativa. Inclusive el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018, hace un enunciado al respecto. Y la resolución próxima a ser expedida recoge la premisa de que “la excelencia de los educadores es un factor esencial para garantizar la calidad de la educación. Que la excelencia de los docentes depende en gran parte de la formación inicia”l que reciben en la Universidad, de la formación continua que reciban de los gobiernos seccionales con recursos de calidad y de la formación potgradual que generalmente corre por cuenta de los recursos propios de los docentes.
 
Se espera que los docentes sepan enseñar y en consecuencia deben tener formación previa y continua sobre Pedagogía, Didáctica y curriculo. Deben saber lo que enseñan, de ahí que uno los requisitos de su formación tiene que ver con fundamentos  generales y específicos sobre las competencias propias de las disciplinas que enseñan.
 
Con relación a la formación académica de los docentes colombianos, el DANE realizó un estudio que divulgó en septiembre de 2015, con datos del 2014. Según este estudio cuantitativo, el 54.8 por ciento de los docentes tienen título universitario de pregrado,  otro 28.6 por ciento tiene algún título de posgrado, principalmente de especialización,  el 7.7 por ciento son normalistas y el 4.5 por ciento apenas tiene estudios de bachillerato.
 
Una primera conclusión que surge de estos datos es que la  formación académica de los docentes colombianos es insuficiente o baja. Porque lo deseable es que todos tengan títulos de posgrados.
 
REQUISITOS PARA LAS LICENCIATURAS
 
Si se espera que los docentes graduados como Licenciados en Educación de la Universidad sean docentes de calidad o excelencia, que los docentes formadores de las Facultades de Educación tengan  como mínimo, títulos de maestría o doctorado, un  25 por ciento de ellos. por lo menos.  
 
El proyecto de resolución que he mencionado incluye otros requisitos: experiencia en investigación; que el 30 por ciento tengan experiencia como docentes de preescolar , educación básica y media; que sepan una segunda lengua.
 
Los estudiantes de las Licenciaturas, deberán realizar , por lo menos 50 créditos académicos de práctica pedagógica antes de graduarse y deberán tener formación en investigación formativa e investigación en el aula.
 
Entonces el interrogante es : ¿La Universidad del Tolima está en condiciones de lograr el cumplimiento de estos nuevos requisitos en su oferta de programas de Licenciaturas en Educación?
                                                                                                                              
 
Cuando comienza un nuevo año, es pertinente volver la mirada hacia el estado de desarrollo educativo del departamento y de cada uno de sus municipios. En el primer semestre del año, mandatarios ,diputados y concejales del cuatrienio 2016-2019, tomarán decisiones sobre las inversiones que se harán en este período de tiempo. Entonces, se determinarán gastos o inversiones posibles en educación.
 
¿Por qué es pertinente y necesario invertir más en educación? Sobre este interrogante se han realizado bastantes reflexiones y estudios y es bueno recordar sus resultados.
 
El educador norteamericano Derek Bok reduce a cinco los motivos científicos para invertir en educación y la Unicef (2015)  divulgó en el año que acaba de terminar, un informe titulado “El argumento a favor de la inversión en la educación y la equidad”, que puede servir de guía y fundamento para decir algunas cosas sobre la necesidad de invertir en la educación de las personas.
 
Bok comienza diciendo que la educación tiene “efecto directo sobre la vida de las personas y sobre la sociedad en su conjunto”. Lo cual es cierto pero no siempre se tiene  en cuenta cuando de decidir inversiones se trata. Porque los mandatarios y los políticos en general, enfocan los  proyectos de inversión hacia la infraestructura, las construcciones y la dotación ,porque permiten resultados tangibles que generan opiniones favorables para los mandatarios que, generalmente se traducen en votos.
 
El gasto en educación en Colombia ha crecido paulatinamente en el curso del presente siglo.  Según cálculos,  para el año 2015, equivale a un 5 por ciento como porcentaje del Producto Interno Bruto y, el gobierno nacional ha pregonado que , por primera vez, el presupuesto para educación, de 32.6 billones de pesos, supera el gasto destinado a las Fuerzas Armadas, lo cual es positivo.

 
EL PRESUPUESTO PARA EDUCACIÓN EN EL TOLIMA.
 
En el Tolima, el presupuesto para el gasto o inversión en educación, incluyendo Ibagué, ha crecido en un 17.1 por ciento en pesos corrientes, en el quinquenio 2011-2015. Llegó en el 2015 a la cifra de 642 mil 282 millones de pesos, de los cuales el 30.4  por ciento corresponden a Ibagué.
 
El problema es que ese crecimiento, en gran parte es inercial, para cubrir la inflación y los costos crecientes de los salarios y prestaciones del personal docente y administrativo en los establecimientos educativos oficiales.
 
Se espera que las trasferencias que hace la nación para el gasto educativo, crezca aún más ante el compromiso de atender el programa de Jornada Única que implica inversiones altas en infraestructura escolar (31 mil nuevas aulas en los cuatro años, en todo el país).
 
Pero hay datos conocidos tangencialmente que deben causar mucha preocupación a los nuevos mandatarios del Tolima. Las inversiones en el Programa de Alimentación Escolar serán inferiores en el año 2016, con relación al año 2015. Así, por ejemplo, Ibagué dispuso de un presupuesto de 7 mil 300 millones para alimentación escolar en el 2015, cifra que provisionalmente se reduce a un poco más de la mitad (54.8 por ciento) en el 2016, al pasar a ser de 3 mil 300 millones de pesos, incluyendo, en ambos casos , aportes de recursos propios del municipio.
 
Resulta poco explicable que se disminuyan los recursos financieros para Alimentación Escolar, uno de los componentes de la implementación de la jornada única.  Habrá que dar una mirada a otras situaciones financieras que emergen del énfasis que se da a las inversiones en infraestructura escolar y a la poca disponibilidad de recursos financieros para calidad educativa.

 
INVERTIR EN EDUCACIÓN ES RENTABLE.
 
Para las personas y para las entidades territoriales es rentable invertir en educación. Y aun más rentable si se hace para intervenir sobre factores de calidad educativa, si la inversión se enfoca en las mujeres, si se hace prioritariamente en primera infancia y educación primaria.
 
“Muchos estudios  han demostrado  que la educación tiene efectos positivos  en los ingresos individuales y en el crecimiento económico”, dice la INICEF(2015). Los salarios e ingresos personales se pueden incrementar  en un 10 porciento  por cada año adicional de estudios. En cuanto a un país o región, el incremento del Producto Interno Bruto puede llegar a ser del 18 por ciento por cada grado de escolaridad promedio que se logre en la población, según lo dice el informe de “Educación para Todos”, de la Unesco. En consecuencia más grados promedio de escolaridad, produce como efecto reducción de la pobreza y crecimiento económico.
 
Es necesario y conveniente invertir en educación para las mujeres. Porque  de esta manera se puede lograr mayor nutrición y salubridad en los infantes; disminución del VIH  y el SIDA, entre otros beneficios.
 
En la mente debe quedar claro, entonces, que hay que invertir en educación. En Colombia ni el Tolima todavía no hemos llegado a una alta demanda de educación que surja de los habitantes en general. Está el caso de la encuesta de percepción que Ibagué Cómo Vamos divulgó hace unos días. Según la encuesta, ante la pregunta sobre los temas  que deberían ser prioritarios en la nueva administración que comanda Guillermo Alfonso Jaramillo, en primer lugar se hace una mayor demanda en salud, por parte del 62 por ciento de los encuestados; en segundo lugar, se demanda empleo, por parte del 53 por ciento y la educaci. Al respecto Theodore Shultz A"personazs"otivos cientificos e su interr ciento de los encuesntados.e del 62 por ciento de los eón es planteada como prioritaria en un tercer lugar, por parte del 43 por ciento de los encuestados. Es posible que los mandatarios y políticos nuestros enfoquen su interés hacia la educación , cuando estas encuestas ubiquen en primer lugar la educación.
 
 
CINCO MOTIVOS PARA INVERTIR EN EDUCACIÓN.
 
Volviendo a Derek Bok, en cuanto a cinco motivos científicos para invertir en educación, el primero de estos es porque “La educación mejora el nivel de vida de las persona”. Al respecto el premio novel de Economía Theodore Shultz sostiene que la educación debe ser considerada como una inversión y no como un gasto. Que invertir en educación reporta rentabilidad directa para las personas, tal como ya se ha dicho.
 
“La educación mejora el nivel de bienestar de la sociedad “El fracaso escolar y el abandono escolar (deserción), son escollo por su impacto en las familias…a menor formación menor salario y menor consumo” (Bok).
 
“La educación es imprescindible en la sociedad del aprendizaje”, es el tercer motivo y le siguen, en su orden, “invertir en educación es rentable…La educación mejora aspectos no económicos en la vida de  las personas” y entre estos últimos beneficios está el disfrute en el trabajo, mayor satisfacción en él; mejora la toma decisiones.
Cuando comienza un nuevo año, es pertinente volver la mirada hacia el estado de desarrollo educativo del departamento y de cada uno de sus municipios. En el primer semestre del año, mandatarios ,diputados y concejales del cuatrienio 2016-2019, tomarán decisiones sobre las inversiones que se harán en este período de tiempo. Entonces, se determinarán gastos o inversiones posibles en educación.
 
¿Por qué es pertinente y necesario invertir más en educación? Sobre este interrogante se han realizado bastantes reflexiones y estudios y es bueno recordar sus resultados.
 
El educador norteamericano Derek Bok reduce a cinco los motivos científicos para invertir en educación y la Unicef (2015)  divulgó en el año que acaba de terminar, un informe titulado “El argumento a favor de la inversión en la educación y la equidad”, que puede servir de guía y fundamento para decir algunas cosas sobre la necesidad de invertir en la educación de las personas.
 
Bok comienza diciendo que la educación tiene “efecto directo sobre la vida de las personas y sobre la sociedad en su conjunto”. Lo cual es cierto pero no siempre se tiene  en cuenta cuando de decidir inversiones se trata. Porque los mandatarios y los políticos en general, enfocan los  proyectos de inversión hacia la infraestructura, las construcciones y la dotación ,porque permiten resultados tangibles que generan opiniones favorables para los mandatarios que, generalmente se traducen en votos.
 
El gasto en educación en Colombia ha crecido paulatinamente en el curso del presente siglo.  Según cálculos,  para el año 2015, equivale a un 5 por ciento como porcentaje del Producto Interno Bruto y, el gobierno nacional ha pregonado que , por primera vez, el presupuesto para educación, de 32.6 billones de pesos, supera el gasto destinado a las Fuerzas Armadas, lo cual es positivo.

 
EL PRESUPUESTO PARA EDUCACIÓN EN EL TOLIMA.
 
En el Tolima, el presupuesto para el gasto o inversión en educación, incluyendo Ibagué, ha crecido en un 17.1 por ciento en pesos corrientes, en el quinquenio 2011-2015. Llegó en el 2015 a la cifra de 642 mil 282 millones de pesos, de los cuales el 30.4  por ciento corresponden a Ibagué.
 
El problema es que ese crecimiento, en gran parte es inercial, para cubrir la inflación y los costos crecientes de los salarios y prestaciones del personal docente y administrativo en los establecimientos educativos oficiales.
 
Se espera que las trasferencias que hace la nación para el gasto educativo, crezca aún más ante el compromiso de atender el programa de Jornada Única que implica inversiones altas en infraestructura escolar (31 mil nuevas aulas en los cuatro años, en todo el país).
 
Pero hay datos conocidos tangencialmente que deben causar mucha preocupación a los nuevos mandatarios del Tolima. Las inversiones en el Programa de Alimentación Escolar serán inferiores en el año 2016, con relación al año 2015. Así, por ejemplo, Ibagué dispuso de un presupuesto de 7 mil 300 millones para alimentación escolar en el 2015, cifra que provisionalmente se reduce a un poco más de la mitad (54.8 por ciento) en el 2016, al pasar a ser de 3 mil 300 millones de pesos, incluyendo, en ambos casos , aportes de recursos propios del municipio.
 
Resulta poco explicable que se disminuyan los recursos financieros para Alimentación Escolar, uno de los componentes de la implementación de la jornada única.  Habrá que dar una mirada a otras situaciones financieras que emergen del énfasis que se da a las inversiones en infraestructura escolar y a la poca disponibilidad de recursos financieros para calidad educativa.

 
INVERTIR EN EDUCACIÓN ES RENTABLE.
 
Para las personas y para las entidades territoriales es rentable invertir en educación. Y aun más rentable si se hace para intervenir sobre factores de calidad educativa, si la inversión se enfoca en las mujeres, si se hace prioritariamente en primera infancia y educación primaria.
 
“Muchos estudios  han demostrado  que la educación tiene efectos positivos  en los ingresos individuales y en el crecimiento económico”, dice la INICEF(2015). Los salarios e ingresos personales se pueden incrementar  en un 10 porciento  por cada año adicional de estudios. En cuanto a un país o región, el incremento del Producto Interno Bruto puede llegar a ser del 18 por ciento por cada grado de escolaridad promedio que se logre en la población, según lo dice el informe de “Educación para Todos”, de la Unesco. En consecuencia más grados promedio de escolaridad, produce como efecto reducción de la pobreza y crecimiento económico.
 
Es necesario y conveniente invertir en educación para las mujeres. Porque  de esta manera se puede lograr mayor nutrición y salubridad en los infantes; disminución del VIH  y el SIDA, entre otros beneficios.
 
En la mente debe quedar claro, entonces, que hay que invertir en educación. En Colombia ni el Tolima todavía no hemos llegado a una alta demanda de educación que surja de los habitantes en general. Está el caso de la encuesta de percepción que Ibagué Cómo Vamos divulgó hace unos días. Según la encuesta, ante la pregunta sobre los temas  que deberían ser prioritarios en la nueva administración que comanda Guillermo Alfonso Jaramillo, en primer lugar se hace una mayor demanda en salud, por parte del 62 por ciento de los encuestados; en segundo lugar, se demanda empleo, por parte del 53 por ciento y la educaci. Al respecto Theodore Shultz A"personazs"otivos cientificos e su interr ciento de los encuesntados.e del 62 por ciento de los eón es planteada como prioritaria en un tercer lugar, por parte del 43 por ciento de los encuestados. Es posible que los mandatarios y políticos nuestros enfoquen su interés hacia la educación , cuando estas encuestas ubiquen en primer lugar la educación.
 
 
CINCO MOTIVOS PARA INVERTIR EN EDUCACIÓN.
 
Volviendo a Derek Bok, en cuanto a cinco motivos científicos para invertir en educación, el primero de estos es porque “La educación mejora el nivel de vida de las persona”. Al respecto el premio novel de Economía Theodore Shultz sostiene que la educación debe ser considerada como una inversión y no como un gasto. Que invertir en educación reporta rentabilidad directa para las personas, tal como ya se ha dicho.
 
“La educación mejora el nivel de bienestar de la sociedad “El fracaso escolar y el abandono escolar (deserción), son escollo por su impacto en las familias…a menor formación menor salario y menor consumo” (Bok).
 
“La educación es imprescindible en la sociedad del aprendizaje”, es el tercer motivo y le siguen, en su orden, “invertir en educación es rentable…La educación mejora aspectos no económicos en la vida de  las personas” y entre estos últimos beneficios está el disfrute en el trabajo, mayor satisfacción en él; mejora la toma decisiones.
“Estudiar sí paga, a mayores niveles de formación, mejor salario y mayores opciones de conseguir empleo”, es una de las conclusiones del informe del Observatorio laboral para la educación, divulgado en la semana inmediatamente anterior (diciembre de 2015). De tal manera que si se aspira a estudiar una carrera profesional en una Institución de Educación Superior, los estudiantes de bachillerato recién egresados deberán tener en cuenta, en primer lugar, sus intereses y la posibilidad de empleo e ingresos mayores una vez culminen sus estudios universitarios.
 
A tal punto ha llegado la desvalorización de los títulos de educación superior que ya no es suficiente tener un título de pregrado como abogado, administrador de empresas, licenciado en educación, ingeniero o médico, sino que , ahora , para lograr mejores ingresos salariales se requieren títulos de posgrado de especialistas, magísteres o doctores. 
 
Según el informe del Observatorio Laboral para la Educación del Ministerio de Educación,  entre el año 2012 y el 2014, los salarios iniciales de un profesional con título de pregrado , a los cuales muchos se les califica de doctores por haber estudiado en una universidad, no ha mejorado sus salarios básicos y tienden a mantenerse iguales.  Eran  de un millón 470 mil  675 pesos en el 2012 y llegan a ser de un millón 483 mil en el año 2014, con un incremento poco significativo.   No ocurre lo mismo con aquellos profesionales que cursan posgrados. Porque en el 2012 su salario promedio era de 2 millones 995 mil 165 pesos  y pasaron a ganar 3 millones 268  mil 582 pesos , según el estudio del organismo estatal.
 
La brecha entre el salario promedio de un profesional con título de pregrado y el de uno que ha realizados estudios de posgrado es de un millón 784 mil 989 pesos , decir, 54.6 por ciento de diferencia entre unos y otros hacia el año 2014. Entonces, ya no es suficiente tener un titulo profesional de pregrado sino que es necesario avanzar hacia títulos de posgrado si se desea tener mejores ingresos salariales. Eso explica el por qué los recién graduados en las instituciones de educación superior, desean seguir estudiando posgrados.
 
LOS GRADUADOS EN EL TOLIMA
 
Ya son por lo menos  33 las Instituciones de Educación Superior las que hacen ofertas de profesionalización en el Tolima. Seguramente que este número seguirá aumentando para satisfacer la alta demanda de educación superior que crece en la medida en que un mayor número de bachilleres se gradúan de la Educación Media.
 
Entre el año 2001 y el 2014, el total de graduados de la Educación Superior llegó a la cifra de 89 mil 731 de los cuales 62 mil 989 en instituciones estatales y 26 mil 742 en las privadas.  Los estudiantes prefieren los estudios de Economía, Administración de Empresas, Contaduría y afines, según nos atenemos al volumen de graduados. Fueron 30 mil 324 en estas carreras profesionales en ese período y le siguen 21 mil 637 en Ingenierías, Arquitectura y afines. En el tercer lugar están los graduados en Ciencias de la Educación que llegaron a la cifra de 15 mil 516 entre el año 2001 y el 2014.
 
El mayor volumen de graduados lo aporta la Universidad del Tolima. Del total de 10 mil 979 graduados en el Tolima en el año 2014, se graduaron en la Universidad del Tolima 4 mil 415, equivalentes al 40 por ciento sobre ese total.
 
¿FUGA DE CEREBROS?
 
El Tolima es uno de los departamentos donde se forman profesionales que se desempeñan en otros departamentos. En tanto que en Antioquia  el 75 por ciento de sus profesionales graduados se vinculan laboralmente en su departamento, en el Tolima la mitad se queda en el departamento y la otra mitad se va a otros lugares. ¿Son cerebros fugados? ¿Estamos formando profesionales para su desempeño en otros departamentos? Pueden ser los interrogantes se surgen de estos datos  correspondientes al año 2013.
 
A estos se agrega que el salario de enganche de los profesionales egresados de nuestras instituciones de educación superior está entre los seis más bajos del país, e inferior al promedio nacional. Un profesional egresado del Tolima logra un salario de enganche  de recién graduado de un  millón 428 mil 821 pesos frente al promedio nacional de un millón 639 mil 781 pesos. Inclusive un recién graduado en el Chocó comienza su desempeño con un salario superior al egresado del Tolima.
 
Generalmente nuestros egresados se van para Bogotá y Cundinamarca en un 13 por ciento pero, simultáneamente, recibimos un 18.7 por ciento de profesionales egresados de esos lugares.
 
SALARIOS DE ENTRADA MÁS BAJOS EN LAS MUJERES
 
El desempleo afecta en mayor volumen a las mujeres. Pero igualmente son ellas las que reciben salarios más bajos al comienzo de su desempeño profesional. Así, por ejemplo, “la mayor brecha en el salario se presenta en el área de conocimiento de Ciencias de la Salud (18.4%)”, dice el Observatorio laboral para la educación en su informe del 2015.
 
En Ciencias de la Salud (medicina, enfermería, etc), el hombre puede comenzar ganando 2 millones 623 mil 744 pesos , en comparación la mujer   podrá ganar en promedio 2 millones 140 mil 173 pesos.
 
En todas las profesiones, la mujer comienza con salarios más bajos que los de los hombres. En Ciencias de la Educación, el hombre puede iniciar su desempeño con un millón 370 mil 209 pesos y la mujer con un millón 211 mil 933 pesos, esto teniendo en cuanta los salarios de los colegios privados porque los establecimientos educativos oficiales no establecen discriminación alguna porque depende del grado en el escalafón que unos y otros hayan alcanzado.
 
EMPLEABILIDAD SEGÚN LOS TÍTULOS.
 
Los profesionales de Medicina son los que logran una vinculación laboral más rápida, una vez egresados de las Universidad, pero son los geólogos los que obtienen un salario de enganche más alto. Un recién egresado de Geología, que son pocos en el país, pueden comenzar con un salario de 3 millones 327 mil 357 pesos en comparación con un médico recién graduado que en promedio comenzará con un salario de 3 millones 17 mil 283 pesos mensuales.
 
Desde luego que, los profesorales con titulo de doctorado, tienen los salarios más altos y eran de 5 millones 506 mil 814 en el 2013, en comparación con un  millón 736 mil 849 de un profesional o de 679 mil 646 para un bachiller graduado en Educación Media.
 
En conclusión, a mayor nivel académico alcanzado, corresponden salarios mensuales más altos y posibilidad de empleo más rápido.
 

 
 
 
 

Dos estudiantes de la Maestría en Educación que ofrece la Universidad del Tolima, presentaron en el auditorio central de esta institución, los resultados  de sendas investigaciones  sobre violencia escolar, indisciplina y conductas disruptivas en las aulas.

Son 23 las investigaciones terminadas por parte de estudiantes de la Línea y Grupo de Gestión Escolar, que han abordado temas y problemas  relacionadas con fenómenos de convivencia escolar y, en este caso, la psicóloga  Sandra Oviedo Ayerbe es la autora de la investigación sobre “La violencia escolar y sus implicaciones en la vida emocional del niño y el maestro en el INEM  Manuel Murillo Toro” y , por  su parte, la Licenciada en Música Yannis Poala Uribe, terminó la investigación titulada “Disciplina en el aula y conductas disruptivas en el Liceo Juan Rocha de Ibagué”.

Tanto los hechos de violencia escolar como las conductas disruptivas de los estudiantes, afectan la convivencia escolar y entorpecen en el desempeño académico de los estudiantes y las actuaciones de los docentes en las aulas.

La psicóloga y estudiante de la Maestría en Educación, Sandra Oviedo encontró que los actos de violencia llegan a afectar a los docentes, según lo registran en los Observadores del Alumno. Un estudiante que “saluda con apodos al profesor, que se queja de los comportamientos en clase de un estudiante que es grosero, atrevido e irrespetuoso. Del estudiante del grado noveno que se burla del profesor y le sabotea las clases”.

Un adolescente de apenas diez años de edad , que cursa el grado sexto, impidió la entrada al salón de su profesor que se disponía a dictar la clase de Matemáticas. Así lo describe el profesor afectado: “El día martes, el alumno impidió la entrada del profesor al salón. La puerta estaba cerrada y el alumno forzó  la puerta para impedir la entrada del docente”. Son hechos que manifiestan situaciones agresivas de los estudiantes hacia sus docentes que no son tan frecuentes pero que comienzan aflorar al lado de normas recientes que favorecen derechos de los estudiantes.

“La relación maestro-alumno también evidencia cambios significativos tal como que el principio de autoridad que  solo era ejercido por el maestro incluyendo castigos físicos o sociales mientras en el siglo actual los niños también tienen derecho a proponer,  a ser escuchado y tienen normas y leyes que le protegen en caso de abuso, sin embargo se evidencia que la ética, el respeto son prácticamente unas maneras que no son predominantes en ambientes escolares”, es el comentario que hace la autora de la investigación que contó con la dirección del profesor del IDEAD , Luis Hernando Amador.

LO QUE DICEN LOS DOCENTES SOBRE ACTOS DE VIOLENCIA ESCOLAR

En cada institución escolar es obligatorio que los docentes y directivos, hagan el registro del comportamiento  de cada uno de los estudiantes. Son libros que unas veces se llaman “Observador del Alumno “  y  otros casos “Anecdotario”.  Son fuentes documentales para la realización de investigaciones sobre comportamientos y conductas cotidianas de los estudiantes. En la investigación que mencionamos, la categorización de hechos que pueden ser tipificados como actos de violencia escolar, en el libro Observador del Alumno, aparecen 39 hechos de violencia entre estudiantes, de ellos 10 de violencia física, 20 de “manipulación social”, 5 de conducta delictiva , dos de expendio de drogas.

“Un estudiante le coge los glúteos a su compañera. Otro de grado once escupe a su compañero en la cara y se golpean a puños. Una niña de sexto raya la cara a su compañera en el baño”,son algunos de los textos encontrados en el “Observador”, que evidencian hasta dónde  ha llegado la conducta agresiva de algunos estudiantes, muy seguramente aprendida fuera de los establecimientos educativos.

Pero lo que quizás puede ser considerado como grave es que estos actos ya están afectando a docentes y directivos. De 72 registros hechos en el “Observador del Alumno”, 31 rienen que ver con los docentes: 3 de violencia física, 18 de acoso cibernético o ciberbuylling y 10 de “manipulación social”, según lo dice el informe de la investigación.

“Por otra parte se encuentra que dentro de los factores que han incidido este incremento de la violencia se encuentra como determinante la falta de dominio de las emociones especialmente el enojo manifestado  de diferentes formas en la evolución del tiempo  desde el físico hasta llegar al maltrato psicológico a través de las redes sociales”, dice Oviedo.

LA INDISCIPLINA, LAS CONDUCTAS DISRUPTIVAS

La investigación sobre la disciplina y las conductas disruptivas, realizada por Yannis Paola Uribe Franco, bajo la dirección de la profesora Indira Orfa Tatiana Rojas Oviedo, líder del grupo de investigación sobre Gestión Escolar de la UT,  aborda asuntos que son de gran interés de todos los docentes.

Son interesantes las conclusiones a las que llegó esta investigación. Una de ellas es que los docentes están teniendo poco éxito en las estrategias utilizadas para lograr la disciplina en las aulas y disminuir o evitar conductas disruptivas en los estudiantes que impiden o entorpecen el desarrollo de las clases . “Las estrategias para intervenir y/o mediar la disciplina y las conductas disruptivas no son evaluadas, es decir, según lo evidenciado en la triangulación de la información sobre éstas no se reflexiona, simplemente se aplican, pero no hay retroalimentación de las mismas”, dice Uribe en su informe de investigación.

“Las distintas personalidades de los niños son un factor que afecta negativamente la disciplina en el aula y fomenta las conductas disruptivas.Los rasgos de personalidad del (a) docente inciden positiva o negativamente para el control del comportamiento en el aula”, agrega.

Los docentes, en general, recurren a las sanciones (estrategias punitivas) para lograr la disciplina en el aula. Se llega a los casos en que la calificación baja en cada asignatura, es utlizada para lograr comportamientos y conductas deseables de los estudiantes en las aulas. Es lo que el filósofo francés Foucault califica como estrategias de dominación  que los docentes ponen en marcha para controlar el comporamiento de los estudiantes en los establecimientos educativos.

  1. Más Leídas
  2. Últimas
  3. Destacadas
  • cortolima.jpeg