Domingo, 22 Enero 2017

  • ARROZ DIANA.jpg
Me gusta. La medida del pico y placa provisional -ojalá se haga permanente- que  a través del decreto 1218 del 2 de diciembre/16 implementará la alcaldía de la ciudad  a partir del 15 de diciembre y que modifica los horarios de circulación para automotores privados en Ibagué, porque tiene objetivos primordiales como: Cambiar los hábitos y comportamientos  de toda  una comunidad, contribuir al medio ambiente en la disminución  de emisión de gases,   atenuar la contaminación visual y auditiva, mejorar la movilidad, disminuir los índices de accidentalidad y contribuir al espacio público,  que en balance final aportan a la  calidad de vida de los ciudadanos como lo mandan la constitución y las leyes.

Pasar de  una restricción diaria según el último dígito de la placa,  de tres (3) horas  a una de 12 horas, claro que levanta roncha y no se hacen esperar las voces de protesta, argumentando desaceleración de la economía, afectaciones personales y otras tantas. Ya se dice   que mientras en otras ciudades del país en época de fin de año se levanta la restricción, en Ibagué se adopta una medida que ahuyentará al visitante. No crean, si de verdad quieren estar en Ibagué lo harán a pesar de la medida.

Para algunos, antes de adoptar estas medidas se debe agotar la pedagogía de cultura ciudadana, pero éstas no logran los efectos esperados, porque las actitudes de cultura  y civismo  comienzan en la casa y en el  colegio, pero siendo honestos,  en Ibagué falta mucho y este puede ser un buen comienzo.

En la ciudad se tiene muy buena oferta de servicio público, llámense taxis o busetas. Legal o ilegal Uber es una  muy buena opción de transporte. Comparativamente  con otras regiones del país, la capital tolimense tiene tarifas   bajas en el servicio de taxi. 

No me gusta. Se exonere de la medida a políticos o servidores públicos,  porque les quita la  oportunidad, un día en la semana, de abordar un vehículo de servicio público,  conocer la realidad y el devenir de la ciudad en sus diferentes temáticas. De seguro que allí podrían saber la verdad de qué tan segura es Ibagué, la imagen de la Corporación a la que pertenezcan, cómo califican su gestión, entre muchas de las bondades que da el tener contacto con la gente, esa misma que los elige.  Las exoneraciones deben tener verdadera  justificación. En este caso  no la hay.

No me gusta. Que aún no se extienda la medida a las motos, sabiendo que ya casi superan en número a los vehículos, según las estadísticas son los mayores causantes de accidentes en las vías. Su proliferación debe tener control, con medidas especiales partiendo con la obtención de la licencia de conducción. 

No me gusta.- En el servicio público no se tomen medidas de restricción para las busetas “chimenea” que afectan tanto el medio ambiente y le restan impacto a las medidas de restricción de los vehículos particulares.
 
Punto Aparte.- Ojalá el gobernador no solicite  la inclusión dentro de las exoneraciones de la medida,   y se quede un día a la semana como un ciudadano de a pie.
  1. Más Leídas
  2. Últimas
  3. Destacadas
  • cortolima.jpeg