Jueves, 23 Febrero 2017

  • ARROZ DIANA.jpg
El pasado 10 de agosto liderados por un colectivo autodenominado “Abanderados por la familia” se convocó un plantón en diversas ciudades de Colombia. El eje de la protesta era “rescatar los principios de la familia”. Ya una diputada había protestado contra la ministra y le propuso que se crearan instituciones educativas exclusivas para homosexuales, para proteger a los niños de lo que consideró los horrores de la homosexualidad.

Como el Ministerio de Educación Nacional con su ministra Gina Parody a la cabeza cumplía con la sentencia de la Corte Constitucional T-478 de 2015 que ordenaba “una revisión extensiva e integral de todos los manuales de convivencia en el país para determinar que los mismos sean respetuosos de la orientación sexual y la identidad de género de los estudiantes y para que incorporen nuevas formas y alternativas para incentivar y fortalecer la convivencia escolar y el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos de los estudiantes, que permitan aprender del error, respetar la diversidad y dirimir conflictos de manera pacífica, así como que contribuyan a dar posibles soluciones a situaciones y conductas internas que atenten contra el ejercicio de sus derechos…” entonces, se propuso por los manifestantes una lucha contra los ambientes escolares libres de discriminación y contra la revisión de los manuales de convivencia. Hubo grandes mentiras y engaños en esta lucha.

Las iglesias, incluida la católica, consideraron que esta revisión integral de los manuales destruye los valores de la familia sembrados en niños y jóvenes y coarta el derecho de los padres a educar a sus hijos. Muchos grupos políticos entendieron que era una oportunidad para atacar al gobierno y sus políticas y se sumaron a la protesta. Alrededor de 5 millones de personas salieron a los plantones…

Ayer, una niña de 7 años, desplazada, caucana, de origen indígena, fue raptada en un barrio humilde de Bogotá y luego violada y asesinada. Su agresor un profesional educado por sus padres en los mejores colegios y universidades de credo religioso. De familia creyente, pudiente e influyente. La muy encopetada familia ha tratado de entorpecer la investigación para proteger al asesino. ¿Será que, porque es pobre, indígena, desplazada, niña y sin abolengos, no han salido millones de personas a llenar las calles para protestar y exigir justicia porque se atenta contra la familia al secuestrar, violar y matar niñas? ¿Será que los abanderados por la familia no le importan estos muertos porque son de clase humilde y son niñas?

La indignación no puede cesar ni tampoco cejar en el empeño de exigir justicia plena. Nuestra sociedad es patriarcal y machista lo que pone en alto riesgo a las mujeres y los niños. Tenemos que reflexionar sobre el tipo de sociedad egoísta y del apego que tenemos y que genera violencia, soledad, drogadicción y corrupción. Defender la familia es trabajar por un país justo, incluyente, solidario y de respeto para todos…

*Médico, padre de familia y profesor universitario.
  1. Más Leídas
  2. Últimas
  3. Destacadas