Lunes, 16 Enero 2017

  • ARROZ DIANA.jpg

El caso fue protagonizado por un joven de 24 años de edad, quien fue detenido por patrulleros de la Policía adscritos al municipio de Venadillo, cuando corría por las calles luego de atracar a un adolescente de 17 años identificado con las iniciales J.C.T, a quien intimidó con un cuchillo sin cacha.

Es de resaltar que el delincuente identificado como Miguel Ángel Cruz, fue interceptado sobre la carrera séptima frente a la nomenclatura 7 - 22 del barrio Santa Bárbara, donde intentaba esconder el arma blanca y la cadena que le había quitado al menor.

Tras adelantarse su plena identificación, los uniformados procedieron a dejarlo bajo órdenes de la Fiscalía 65 local de Venadillo, acusado de hurto calificado.




 

El caso fue conocido en las instalaciones de Medicina Legal de la ciudad de Ibagué, a donde fue trasladado el cuerpo de una bebé de 18 meses quien llegó muerta a las urgencias del hospital San Vicente del municipio de Rovira, llevada por su progenitora quien no supo dar explicación sobre el deceso.

Al ser examinada por los galenos del centro asistencial, se pudo observar que la pequeña presentaba algunas quemaduras en el cuerpo causadas al parecer con agua hirviendo. Ante esta evidencia la progenitora manifestó que en la finca donde residen, estaban pelando pollos con agua caliente y de forma accidental la niña se quemó.

Teniendo en cuenta las presuntas inconsistencias en la información suministrada por la mujer, el Alcalde de ese municipio Yeovanny Vivas informó a la Policía de infancia y Adolescencia y a la Fiscalía para que adelanten las investigaciones que permitan esclarecer las causas de la muerte.






 

Se trata del niño de 12 años identificado con las iniciales D.S.P, quien el pasado fin de semana resultó herido con una bala perdida en medio del atentado donde fue asesinado el patrullero de la Policía Fernando Velázquez Chavez de 29 años de edad.

Según lo conocido por esta redacción, el menor se encontraba en la calle cuando se realizaron los disparos, recibiendo un impacto a la altura del pecho, de tal modo que tuvo que ser llevado de emergencia hasta el hospital de Santa Isabel donde fue estabilizado y remitido al Federico Lleras Acosta de la ciudad de Ibagué, donde fue intervenido por los galenos de este centro asistencial.

Tras varios días de estar recluido en el centro asistencial, los profesionales de la salud dictaminaron que la evolución del niño era satisfactoria y ya no representaba peligro para su vida. De este modo, el menor fue dado de alta y remitido a su localidad de origen, donde continúa bajo prescripción médica.

Por ahora las autoridades avanzan en la investigación para identificar los móviles y autores del atentado contra el uniformado de la Policía Nacional.



 

El caso se registró en el centro poblado de San Rafael ubicado a 16 kilómetros del municipio de Santa Isabel, donde fue asesinado un patrullero de la Policía Nacional adscrito al Escuadrón Móvil de Carabineros perteneciente al Detol, quien fue interceptado por varios sujetos que le dispararon y huyeron del lugar.

Información conocida por esta redacción, da cuenta que el uniformado identificado como Fernando Velázquez Chávez de 29 años de edad, recibió tres impactos de arma de fuego tipo pistola 7.65 a la altura de la cabeza, zona cervical y en la parte alta de la espalda.

El uniformado se retiró de la base a comprar unos cigarrillos a una tienda ubicada a pocos metros, cuando fue interceptado por dos hombres en motocicleta quienes sin mediar palabra le dispararon y se le llevaron el fusil calibre 5.56 de dotación, con algunos otros elementos de dotación.

Pese a que el uniformado natural de Arenal Bolívar fue llevado hasta un centro asistencial, los médicos de turno confirmaron que llegó sin signos vitales.

Cabe resaltar que en el mismo hecho, una bala perdida impactó a un menor de 12 años, identificado con las iniciales D.S.P.O, quien recibió un disparo en el pecho.

Teniendo en cuenta la gravedad de la situación, la Policía del departamento del Tolima ofreció una recompensa de hasta 10 millones de pesos, para la persona que entregue información que permita identificar a los responsables del hecho de sangre.

 


 

Se trata  Gabriel Hernán Gutiérrez de 15 años de edad, quien falleció por inmersión en la bocatoma del río Ortega, cuando departía con un grupo de familiares y amigos un tarde de baño en este caudaloso afluente.

Información suministrada por las autoridades, da cuenta que el adolescente observó a un menor de siete años que se estaba ahogando y de inmediato se lanzó para tratar de auxiliarlo. Aunque el pequeño logró salir a flote, Gabriel Hernán se hundió y murió ahogado.

Algunos adultos rescataron el cuerpo y lo llevaron hasta el hospital San Jose del municipio de Ortega, donde los galenos de turno confirmaron se deceso.

De este modo, personal de criminalística del CTI de la Fiscalía se encargó de realizar la diligencia de inspección y levantamiento del cadáver.



 

El accidente se presentó en la calle 6 sobre el sector comercial de Palocabildo, donde un joven de 16 años identificado como Juan Carlos Babativa arrolló con su motocicleta atraco de placas CJN-11C a un ciudadano que intentaba cambiar se andén.

Producto del choque resultó gravemente herido el señor Gildardo Bernal de 54 años, quien sufrió algunas heridas a nivel de su cabeza. De inmediato el adulto y el adolescente lesionados fueron llevados hasta un centro asistencial para que recibieran atención profesional.

Es de resaltar que las autoridades iniciaron las labores de vecindario para tratar de establecer la responsabilidad del motociclista y el peatón.

El caso le ocurrió a Laura Dayana Salazar Zambrano de 15 años de edad, quien resultó herida a bala en medio un hecho que es materia de investigación luego que un sujeto pasara disparando frente a su casa, causándole lesiones al parecer de forma accidental con los proyectiles.

De inmediato la joven fue trasladada desde el barrio Nueva Castilla hasta las instalaciones del hospital San Francisco, donde se confirmó que tenía heridas de bala en la pierna derecha y a la altura del glúteo.

Teniendo en cuenta que el agresor huyó del lugar, las autoridades en la ciudad de Ibagué iniciaron las investigaciones para tratar de identificar al responsable de la situación.



 

El caso de intolerancia se registró en las canchas del parque del barrio La Macarena parte baja, donde un par de jóvenes que se encontraban jugando fútbol terminaron discutiendo por una jugada, hasta el punto en el que uno de ellos esgrimió un cuchillo y apuñaló a su rival.

De inmediato el joven identificado con las iniciales K.D.R.C de 15 años de edad, fue llevado por los amigos hasta las instalaciones del hospital Federico Lleras Acosta donde los profesionales de la salud dictaminaron que la herida había sido en el pecho muy cerca al corazón.

Es de resaltar que la oportuna atención de los médicos del centro asistencial, permitió poner fuera de peligro al adolescente quien a esta hora permanece en recuperación.

El caso se registró durante las últimas horas en las calles del barrio Las Ferias de esta capital, donde una adolescente de 14 años recibió un impacto de arma de fuego a la altura del pecho sin que por fortuna afectara sus órganos vitales.

Información conocida por esta redacción, da cuenta que el menor identificado con las iniciales J.A.S se encontraba jugando con el hermano a las afueras de la casa, cuando recibió el impacto requiriendo que lo llevaran de emergencia hasta las instalaciones del hospital Federico Lleras Acosta del Limonar.

Es de resaltar que las autoridades en la ciudad de Ibagué iniciaron la investigación, para tratar de identificar a la persona que accionó el arma de fuego, impactando de forma accidental al adolescente.



 

Se trata de un menor de dos años de edad identificado con las iniciales J.A.A, quien la noche de la primera novena de aguinaldos causó revuelo en el barrio Gaitán de la ciudad de Ibagué, donde se reportó su desaparición por más de 30 minutos, generando angustia y desesperación entre sus progenitores y familiares más cercanos.

De inmediato el caso fue reportado a la red de apoyo de la Policía Metropolitana de Ibagué, quienes iniciaron las búsqueda del menor en coordinación con la familia, de tal modo que luego de recorrer las calles y barrios cercanos, el niño fue ubicado en el Calarcá donde un ciudadano estaba preguntando de casa en casa si lo conocían.

Es de resaltar que las autoridades recomiendan a la ciudadanía tener especial cuidado con los menores, en especial para estas fechas donde hay gran afluencia de personas en la calle.

  1. Más Leídas
  2. Últimas
  3. Destacadas
  • cortolima.jpeg