Jueves, 23 Febrero 2017

  • ARROZ DIANA.jpg

Se trata del señor Luis Enrique Quintero Prada de 70 años de edad, quien.fue trasladado desde el hospital local del municipio de Rovira hacia el Federico Lleras Acosta de Ibagué, luego de recibir un impacto de arma de fuego cuando se movilizaba en su motocicleta por la zona rural de esa población.

Información conocida por esta redacción, da cuenta que el hombre fue interceptado por dos sujetos que también viajaban en motocicleta y quienes intentaron aparentemente atracarlo intimidándolo con el arma de fuego. Al tratar de evadirlos los sujetos le dispararon.

Según el reporte médico, el adulto mayor presentaba un impacto a la altura de uno de sus brazos, quedando la obvia alojada en su cuerpo. Teniendo en cuenta la condición de la herida, el señor Quintero fue intervenido quirúrgicamente y a esta hora permanece en recuperación.



 

Autoridades reportaron en las últimas horas la aprehensión de dos menores de edad de 14 y 17 años en la Calle Quinta número 4-31 del Centro del municipio de Rovira porque al parecer habrían cometido un hurto en un establecimiento comercial.

Según lo que se ha podido conocer, los menores fueron sorprendido en altas horas de la madrugada intentando hurtar varios elementos y dinero superior a los tres millones de pesos del establecimiento comercial “Tinto Frio”.

Los menores fueron dejados a disposición del Cespa donde deberán responder por el delito de hurto calificado y agravado. 




 
El pasado sábado en la noche Julio Cesar Mendoza Mora  el celador de la Institución Educativa La Luisa, de la vereda del mismo nombre en el municipio de Rovira recibió un disparo en su ojo izquierdo.
 
Hasta hoy no ha sido operado, nadie responde y corre el riesgo de una infección mayor.
 
En Rovira no pudieron prestarle mayor atención, nadie lo quería recibir en Ibagué, después el Federico Lleras aceptó su remisión y desde el lunes en horas de la tarde se encuentra en la Clínica San Sebastián de Girardot y ahora le dicen que allí tampoco lo pueden operar.
 
Fue herido cumpliendo la labor por la que fue contratado por parte de la secretaría de educación, pero los familiares afirman que aún no se manifiesta nadie de ese despacho ni para saludarlos.



 
Unos individuos intentaron entrar a la Institución Educativa ‘La Luisa’ del municipio de Rovira. El colegio ubicado en la zona rural cuenta con ayudas tecnológicas de alto valor como tabletas electrónicas, al parecer este era el botín que buscaban los presuntos asaltantes.
 
En el intento de hurto el celador de la institución designado por la Secretaría de Educación del Tolima identificado como Julio Cesar Mendoza Mora intervino para hacer frente a estos sujetos quienes respondieron con un disparo de arma de fuego que impacto en su ojo izquierdo.
 
También se está manejando por parte de los familiares otra hipótesis ya que Mendoza Mora había pasado un informe a la Secretaría de Educación Departamental sobre unas amenazas de muerte que había recibido en su contra por defender ese mismo centro educativo de un robo, así lo dio a conocer Evelio Patiño familiar del hombre herido.
 
El hecho sucedió a las ocho de la noche de este sábado y aún en el amanecer del domingo don Julio Cesar continuaba en el hospital San Vicente de Rovira ya que ningún centro asistencial había aceptado recibir a este empleado del departamento afiliado a la Nueva EPS. El alcalde del municipio de Rovira Yoanny Vivas Barragán estuvo pendiente de este caso y aclaró que “la ambulancia del municipio está lista para el traslado pero si un hospital en Ibagué no acepta el paciente no podemos autorizar el desplazamiento”.
 
Eran casi las dos de la mañana del domingo cuando por medio de una reconocida líder política del Tolima se logró que el hospital Federico Lleras Acosta aceptara la remisión del paciente. Julio Cesar Mendoza Mora está fuera de peligro y recibiendo atención médica en Ibagué.

 

El caso se registró en inmediaciones del municipio de Rovira, donde autoridades y paramédicos tuvieron que evacuar a las personas lesionadas luego que los vehículos de placas HGA-288 y WTD-097 terminarán estrellándose violentamente por la invasión de carril de uno de los conductores.

Producto de la colisión resultó herido el señor Rodolfo Montealegre Guzman de 78 años, quien sufrió múltiples fracturas requiriendo que lo llevaran hasta el hospital de Rovira y de allí lo remitieran al Federico Lleras Acosta de esta capital. Así mismo resulto herida una menor de 4 años quien a esta hora recibe atención profesional.

Es de resaltar que las autoridades al llegar al sitio encontraron un automóvil averiado a un costado de la vía y un jeep volcado lateralmente.

Luego de varias horas la vía fue habilitada, toda vez que los vehículos estaban ocupando una de las calzadas.





 

Ante el Juzgado Séptimo penal con función de control de garantías fueron presentados los investigados identificados como Lisandro Trujillo Sendales, Nelson Montaño, Wilson Granada Díaz, Isaac Portela Córdoba y Walter Ramos, señalados con los delitos de concierto para delinquir, homicidio en persona protegida y a uno de ellos el cargo de falsedad en documento público.

El ente acusador reveló que los hechos por los que venían siendo investigados ocurrieron el 22 de diciembre del 2007 en la vía que de Ibagué conduce al municipio de Rovira, en el sector conocido como la “Y” donde fue asesinado un ciudadano identificado como Marco Fidel Ángel Sánchez, conocido con el alias de “Gato”.

Según la Fiscalía, un grupo del Ejército Nacional conocido como “Depredador” para esa fecha reportó un combate en el que supuestamente se le había dado de baja a un presunto terrorista de las Farc, tratándose de Marco Fidel, quien en el momento de ser encontrado tenía prendas de uso privativo de las Fuerzas Militares y demás elementos que podrían identificarlo como un presunto guerrillero.

Pero las investigaciones llevaron a determinar que el supuesto combate reportado por el grupo “Depredador” solo fue una presunta puesta en escena de los imputados ya que días antes había planeado un encuentro con la víctima en el centro de Rovira donde consumieron licor para luego convencerlo de viajar a la ciudad de Ibagué en el vehículo de otro vinculado al proceso, y donde “Gato” les pidió que se detuvieran para orinar, momento donde aprovecharon para asesinarlo, convirtiéndose esta persona en otro falso positivo cometido en el departamento del Tolima. 








 
La detención de estos hombres se dio por parte de la patrulla del cuadrante 1 de la Policía del municipio de Rovira quienes lograron identificarlos como Jhon Alexander Roncancio Medina, de 21 años y Carlos Daniel Barrero Medina, de 18 años, quienes fueron dejados a disposición del Fiscal Local 18 de Rovira.

En la audiencia que se realizara durante las últimas horas ante el Juzgado Primero Promiscuo Municipal de Rovira, se dio a conocer por parte del ente acusador que los uniformados llegaron hasta la Carrera 1 con Calle 3 diagonal a la iglesia Santa Gertrudis de Rovira luego de recibir la denuncia de un posible hurto, encontrando en el sitio a la víctima quien manifestó que dos sujetos le habrían hurtado su celular mediante la modalidad de atraco.

Gracias a la gestión de las autoridades, se logró dar captura a los presuntos asaltantes en flagrancia quienes fueron presentados en los estrados judiciales, donde el juzgado determinó que fueran beneficiados con la detención domiciliaria mientras avanza el proceso en su contra. 







 

El caso fue conocido en las instalaciones de Medicina Legal de la ciudad de Ibagué, a donde fue trasladado el cuerpo de una bebé de 18 meses quien llegó muerta a las urgencias del hospital San Vicente del municipio de Rovira, llevada por su progenitora quien no supo dar explicación sobre el deceso.

Al ser examinada por los galenos del centro asistencial, se pudo observar que la pequeña presentaba algunas quemaduras en el cuerpo causadas al parecer con agua hirviendo. Ante esta evidencia la progenitora manifestó que en la finca donde residen, estaban pelando pollos con agua caliente y de forma accidental la niña se quemó.

Teniendo en cuenta las presuntas inconsistencias en la información suministrada por la mujer, el Alcalde de ese municipio Yeovanny Vivas informó a la Policía de infancia y Adolescencia y a la Fiscalía para que adelanten las investigaciones que permitan esclarecer las causas de la muerte.






 

Tras recibir algunas informaciones sobre la ubicación de un depósito ilegal perteneciente al frente 21 de la guerrilla de las Farc, tropas del batallón patriotas adscrito a la Sexta Brigada, lograron la ubicación de cientos de cartuchos para armamento de largo alcance.

Según el Coronel Jhon Jairo Rojas, comandante de la Sexta Brigada, los 2400 cartuchos calibre 5.56, habían sido enterrados en la zona rural del municipio de Rovira cerca de un año atrás, por integrantes de esta estructura guerrilla para evitar que fueran localizados por la fuerza pública.

Luego de adelantarse el conteo el material de guerra fue dejado a disposición de la Fiscalía, para que se adelanten los procedimientos pertinentes en el caso.

Dos capturados dejaron operativos de registro a establecimientos nocturnos en el municipio de Rovira, luego que al llegar a la Carrera Cuarta entre Calle 5 y 6 al negocio de razón social “Pa’ Beber”, abordaran a un hombre a quien le solicitaron verificación de antecedentes y terminara en una fuerte discusión dado a que se encontraba en alto estado de embriaguez.

En su informe, las autoridades relataron que el detenido identificado como José Miguel Hernández Girón, enfurecido les propinó varios puños y patadas causándole lesiones a los uniformados por lo que tuvieron que utilizar la fuerza para poder reducirlo y trasladarlo hasta la camioneta para ser judicializado.

Para ese momento, llega una mujer identificada como Nayibe Andrea Orjuela quien se le lanzó a uno de los policías y con la chapa de una correa le propinó un golpe en el rostro causándole una herida abierta por lo que tuvo que ser reducida mientras los heridos fueron trasladados a un centro asistencial, donde se le otorgó una incapacidad de ocho días al uniformado herido y a la mujer tres días.

Durante la diligencia, la Fiscalía señaló a la pareja con el delito de violencia contra servidor público, cargos que no aceptaran por lo que fueron dejados nuevamente en libertad. 












 
  1. Más Leídas
  2. Últimas
  3. Destacadas